Actel alargará su temporada hasta septiembre

actel

La entidad cooperativa se prepara para que sus clientes dispongan de fruta de hueso hasta septiembre.

Las cooperativas de Actel están en pleno funcionamiento y permitirán que la cooperativa de segundo grado pueda alargar su campaña lo máximo posible.

Las cifras de la entidad hablan por sí solas: 100 millones de kilos fruta, de los que 50 se corresponden a fruta de hueso y 30 a pera, siendo el principal operador catalán en esta fruta. Fruit Today entrevistó en exclusiva a José Manuel Ibáñez, director de Negocio de fruta, quién habló sobre el desarrollo de la campaña y las principales líneas de trabajo.

¿Qué puede decirme de la actual campaña? ¿Cree que los productores recibirán mejores liquidaciones que el año pasado?

Es muy posible que en la tercera o cuarta semana de agosto haya una gran escasez de fruta. Evidentemente esta situación hay que situarla en un contexto productivo de una reducción estimada del 35%.

En estas condiciones, la estrategia comercial de Actel pasa por mantener nuestra oferta a los clientes estratégicos de la gran distribución porque contamos con grandes acuerdos tanto en la distribución española como en la europea. Creo que seremos una de las pocas cooperativas de Lleida que, por la tipología de sus producciones, podrá alargar la campaña.

El objetivo pasa por estar en el mercado el máximo tiempo posible y suministrar toda la gama. Para ello mantenemos una política de acuerdos con otras grandes empresas y cooperativas en Murcia y en Girona, así como una cooperativa propia en Badajoz.

En relación a las liquidaciones, todavía queda mucha campaña. Es cierto que los precios hasta ahora son mejores que los del año pasado, pero también que los destríos son más elevados por las características de la fruta esta campaña. Habrá que esperar unas semanas más para tener una idea más aproximada.

¿Qué acciones ha implantado el grupo para que sus trabajadores puedan trabajar de manera segura?

Nuestras consignas pasan, en primer lugar, por la seguridad de las personas que trabajan en la central y por ello no hemos escatimado en mejorar los procedimientos de seguridad y, en segundo lugar, hemos puesto la calidad de la fruta por encima de la productividad y el aprovechamiento.

La planta trabaja ahora a un 60% del volumen que podría gestionar en una campaña normal debido al distanciamiento y las medidas de seguridad. En las líneas de envasado hay unas pantallas de separación entre a los trabajadores, que además llevan mascarilla y protector facial. Hemos creado toda una serie de carpas para mantener el distanciamiento social en cualquier otra actividad que no sea la línea. Por grupos se para cada hora, mediante un sistema de alarma para que las personas se limpien las manos con hidroalcohol.

Por otro lado, hemos ampliado la zona de vestuarios y comedores con carpas en el exterior.

El servicio de vigilancia de la central está reforzado con más recursos humanos y tenemos un control de temperatura con cámaras. En definitiva, Actel es un bunker de seguridad. El contagio es realmente difícil dentro de nuestro centro, pero por supuesto, nada es imposible.

Independientemente de las medidas físicas adoptadas por la cooperativa, hay que resaltar la implicación de todos sus trabajadores en el transcurso de toda la campaña, y muy especialmente en la parte más dura de la pandemia. Sin este capital humano, no hubiéramos podido seguir adelante.

TE PODRÍA INTERESAR
  • ANECOOP: ‘El agua es vida’

  • Últimas noticias

    Newsletter fruittoday

    Cada miércoles en tu email las noticias más destacadas de la semana hortofrutícola