Aguilar: todo su engranaje a prueba

Aguilar

Alta tecnología, organización y recursos humanos permiten que la firma confeccione un 70% más de producto de lo habitual.

El estado de alerta y el confinamiento de los españoles han incrementado la venta de patata fresca en los supermercados españoles. Los proveedores con mayor capacidad y experiencia han pasado con sobresaliente este trago. Este ha sido el caso de la valenciana Patatas Aguilar.

“A día de hoy seguimos con una demanda que excede el 70% de lo habitual, pero lo `peor´ ya ha pasado. En el mes de marzo la cifra de pedidos subió un 300 %,” señala el director de la compañía, Vicente Aguilar.

“Fue un momento en el que todo el engranaje industrial y humano se puso a prueba, un momento delicado, no en la parte técnica porque estamos preparados, pero sí en la humana. Nuestros empleados han sido unos verdaderos héroes.”

La firma que, a día a día de hoy, ha vuelto a sus dos turnos habituales, aunque reforzados con un aumento de personal del 55%, en aquellos días tuvo que aumentar su producción y trabajar las 24 horas, con tres turnos de personal, 7 días a la semana. Más estabilizada la situación, y al igual que sucede a todos los proveedores que sirven a la distribución, durante los días previos y post Semana Santa, la demanda ha seguido muy activa, superando el 70% de una situación habitual.

Tecnológicamente, la firma estaba preparada para la situación, ya que recientemente dio por terminadas sus inversiones para tres años, coincidentes con el 50 aniversario de la empresa. Se amplió la capacidad de producción con la implantación de tecnología de precisión en la selección y calibrado, en lavadoras de alta capacidad, así como en pesadoras y automatización de procesos.

“Actualmente estamos inmersos en el nuevo plan a tres años que contempla una inversión superior a los 4 millones de euros, por el que se ampliarán las actuales instalaciones de Riba-Roja, se mejorarán los procesos con tecnología de última generación y se agrandará la recepción y el espacio para almacenaje de producto”, señala Aguilar.

Los mercados mayoristas

Frente a esta desorbitada demanda para el retail, los mercados mayoristas, en tres de los que la empresa está presente (Mercavalencia, Mercovasa y el Mercado de Castellón), se han resentido. “En los mercados se vende mucho producto para las fruterías, mercados centrales, venta ambulante y canal Horeca, que han registrado un menor volumen de ventas. En situaciones de emergencia, se tiende a comprar rápidamente en la gran distribución y no se está dispuesto a estar en la calle más tiempo del necesario. A pesar de la situación, las ventas en los mercados mayoristas empiezan a retomar ya más la estabilidad.”, remarca el directivo.

Otras líneas de negocio, como la IV y V gama, han soportado situaciones muy distintas. Por ejemplo, ha repuntado mucho la demanda de platos preparados y, sin embargo, la IV gama, que principalmente destina sus productos al canal HORECA, ha visto drásticamente mermados sus volúmenes.

Respecto a cómo será el escenario del sector tras la salida del confinamiento, el ejecutivo explica que la patata es un producto que siempre ha estado presente en la cesta de la compra. “En 2008 no vendíamos más patatas por estar en crisis. Se vendía lo mismo, pero los márgenes comerciales eran menores y, muchas veces, nos apoyábamos, de la mano de nuestros clientes, en grandes promociones.”

“Tenemos que pensar en el consumidor, y en estar al lado de nuestros clientes y proveedores, para poder dar una respuesta adecuada a una situación económica desfavorable de la que estoy seguro saldremos juntos y reforzados,” remarca el ejecutivo.

La solidaridad

Una corriente de solidaridad recorre el mundo y la compañía valenciana no vive ajena a esta tendencia. Cuando acabe el confinamiento, Patatas Aguilar habrá donado en torno a unos 400.000 kilos de patatas al Banco de Alimentos y diversas asociaciones benéficas. No es una cuestión aislada, es una política que sus directivos llevan muchos años ejerciendo, pero de la que siempre han sido muy cautos a la hora de hablar con los medios de comunicación.

(Este medio conoce muy bien la intensa labor de desarrollo que, en colaboración con la Fundación Vicente Ferrer, la firma realiza en la India desde hace muchos años).

Este ejemplo de responsabilidad social corporativa no transciende sólo hacia la sociedad, sino también dentro de la propia compañía. Y como ejemplo, el aumento de un 25% de sueldo de sus empleados por su esfuerzo durante el mes de marzo, aplicado incluso con carácter retroactivo y que se prolongará hasta que acabe la pandemia. “Es de bien nacidos ser agradecidos,” concluye el directivo.

 

TE PODRÍA INTERESAR
  • ANECOOP: ‘El agua es vida’

  • Últimas noticias

    Newsletter fruittoday

    Cada miércoles en tu email las noticias más destacadas de la semana hortofrutícola