La calabaza butternut despega con fuerza

calabaza

La introducción de variedades híbridas (butternut), por parte de Sakata ha supuesto un antes y un después en el desarrollo del cultivo y en su despegue comercial.

La situación era muy distinta hace tan solo dos décadas cuando predominaban las variedades de calabaza locales y tradicionales de polinización abierta dimensionadas hacia los mercados más cercanos a su cultivo.

Pero ¿cuáles han sido las verdaderas causas de esta evolución? El programa de desarrollo a nivel mundial de Sakata, permite, desde 2008, contar con tres variedades híbridas (Ariel F1, Veenas F1 y Pluto F1) que han supuesto una importante mejora de la productividad en campo, un mayor aprovechamiento de la pulpa y la prolongación del periodo postcosecha.

“Todo ello en un contexto en el que lo saludable impera en la mente del consumidor y evidentemente la calabaza lo es porque contiene importantes vitaminas, minerales y carotenos y posee un elevado sabor dulce, además de que su formato actual se adapta mejor a los modelos de familia imperantes” remarca Joaquín Navarro, responsable de cucurbitáceas de Sakata Seed Ibérica.

WEBINAR COMPLETO AQUÍ:

Con estas características nutricionales más las mejoras aportadas al cultivo, la calabaza se ha convertido en un producto objeto de deseo que cumple con las expectativas requeridas por el mercado: es interesante para el agricultor, para los operadores comerciales y para la distribución, que busca un producto con poco destrío, homogéneo y con posibilidades de estar en el lineal 12 meses.

Respecto a este último punto, el suministro de las variedades butternut ya está garantizado de junio a marzo, y Sakata, como firma líder en su desarrollo, ya trabaja en cumplimentar todo el calendario.

El portfolio de Sakata incluye tres variedades bajo un mismo formato, pero de distinto tamaño: Veenas F1 es la variedad más reducida. Su peso ronda los 800 gr y resulta muy apropiada para la exportación. Le sigue Ariel F1, con un tamaño uniforme, su peso está entre 800 y 1.200 gr. Su pulpa es naranja oscuro y posee un alto contenido en azúcar, con tolerancia al rajado y al cuello delgado. Resulta una variedad muy apta para la exportación en fresco. Y Pluto F1 es la de mayor tamaño, entre 1,5 y 2,5 kg. Se trata de la calabaza más adecuada para la industria y para el mercado español, que pide un producto algo más grande que los europeos.

España es el primer productor y exportador europeo de calabaza con una producción de unas 160.000 toneladas, repartidas en 3.700 hectáreas. Todo ello en los últimos 15 años.

La producción más tradicional de calabaza se ha dado en el área mediterránea, pero hoy ya está plenamente extendido como un cultivo de técnicas modernas en amplias de zonas de Castilla-La Mancha y se vislumbra como un complemento a las producciones de melón y sandía. Como dato, destacar que en La Mancha la superficie actual dedicada a la butternut es de unas 425 hectáreas, cuando hace dos años tan sólo era de 200.

A pesar de este boom, las cifras de consumo en España siguen siendo muy bajas comparadas con otros países. Sin datos oficiales, Navarro cree que la ingesta es de unos 500 gramos por habitante. “Para incrementar este consumo deberíamos fijarnos en otros países como el Reino Unido, donde el producto se comercializa bajo una enorme variedad de formatos: chips, spaghetti dulces, sopas, etc.”

Jornada sobre Calabaza

Bajo el patrocinio de Sakata Seed Ibérica y Vicente Peris, la revista Fruit Today organizó la jornada ‘Auge de la calabaza: cultivo y dinamización del consumo bajo nuevos formatos’

El evento contó con la presencia de expertos profesionales de todos los eslabones de la cadena, desde la genética y producción hasta el lineal del supermercado, acabando con la sabiduría culinaria de los chefs Hermanos Torres.

Desde Brasil, Israel Leite, director del equipo de mejora de Sakata para todo el mundo apuntó que “en el tipo butternut se han alcanzado unos parámetros de calidad muy elevados con niveles de azúcar de 13º y 14º brix, que seguirán subiendo con las variedades futuras, al tiempo que habrá una mejora en el sabor porque no sólo el azúcar es el responsable de éste.”

Así mismo, el genetista afirmó que “el rendimiento de los cultivos ha llegado a duplicarse y triplicarse en los últimos 20 años, consiguiendo un producto más uniforme en tamaño y cuya estandarización se hace más interesante para la distribución.”

Respecto a los últimos desarrollos en mejora vegetal y resistencias a diversas enfermedades remarcó que “son aspectos que nunca cesarán y a los que debemos aplicar todos los conocimientos técnicos y científicos, sin olvidar el calentamiento del planeta, aunque la calabaza se cultive en climas cálidos.”

Por parte de la firma Vicente Peris, su director de marketing, Christian Palacios, explicó que “la calabaza tiene un gran recorrido de consumo y se ha visto beneficiada por los formatos en cuarta gama y quinta gama.  La aparición de la calabaza cortada y pelada ha sido una revolución en el lineal y ha contribuido a aumentar su consumo, al igual que lo han hecho las cremas a base de calabaza.”

La empresa valenciana, que dispone de calabaza durante los 12 meses del año, es también partidaria de mantener las variedades más tradicionales como Roteña y Carruécano, además de la butternut. “Somos unos firmes defensores del sabor y después de cuatro décadas de experiencia con calabaza, sabemos lo que suponen estas variedades más antiguas en zonas como la Comunidad Valenciana, donde existe mucho arraigo de consumo.”

Como singularidad, Vicente Peris cuenta con hornos especializados para asar el producto. “La calabaza asada, los dulces de calabaza o los buñuelos han estado siempre presentes en la cocina valenciana.”

David Casanoves, CEO de Yummy Fresh, empresa también valenciana con una filial productora en Perú, que abastece a Europa con calabaza de contraestación, apuntó que España podría convertirse en el hub europeo de la calabaza, “no solo como un gran país importador, sino por su ventaja climática como país productor.”

Casanoves señaló que “las expectativas de crecimiento pueden ser muy altas cuando se den nuevos desarrollos, como ocurre en Reino Unido o Japón, donde la calabaza se toma en forma de spaghetti, patatas, lasañas o gofres”

Alberto Solaz, del departamento comercial de Naturvega, filial de la firma La Línea Verde, destacó que las dos referencias de mayor éxito de sus cremas contienen calabaza como principal ingrediente. “Trabajamos con cooperativas que nos sirven material fresco listo para cocinar sin aditivos ni colorantes y mantenemos el aroma y el sabor. La calabaza también tiene un gran desarrollo en ecológico y adquiere mucha importancia en el consumo de productos infantiles.”

Por su parte, Andrés Puerto, gestor de compras de Cooperativa Consum, una de las cadenas de distribución con una mejor segmentación y variedad de calabazas, remarcó que “en Consum se ha registrado, en los últimos 10 años, un incremento muy elevado y constante, tanto a través del producto fresco, como de la cuarta gama o con las cremas de La Línea Verde, un formato que ha tenido unos crecimientos de hasta un 30% anual.”

Los populares chefs españoles, Hermanos Torres, aportaron la visión más culinaria de este cultivo, destacando su preferencia por la variedad butternut por su mayor índice de carnosidad. Igualmente, explicaron la versatilidad del producto, que se puede emplear tanto para platos dulces como salados, dando a conocer unas pequeñas pautas para aprender a cortar el producto.

TE PODRÍA INTERESAR
  • ANECOOP: ‘El agua es vida’

  • Últimas noticias

    Newsletter fruittoday

    Cada miércoles en tu email las noticias más destacadas de la semana hortofrutícola