Previsiones catalanas de pera y manzana

La cosecha catalana de manzana sube un 11% y la de pera disminuye un 8%

La cosecha de manzana ascenderá en 2016 a 308.720 toneladas, lo que significa un aumento de un 11% respecto al año 2015. El calendario de cosecha variará, dependiendo de las zonas, pero en principio se prevé igual a 2015 o avanzado en 2-3 días, a excepción de algunas zonas de Girona que pueden sufrir un ligero retraso.

Se esperan unos calibres normales y la superficie productiva aumenta cerca de un 2%. La región productora de Girona supondrá el 27% del global de kilos de Cataluña y en Lleida se concentrará el 71% de la producción.

En Lleida, en concreto, la producción será relativamente más alta, un 13%. La floración ha sido, de normal a alta, y el cuajado normal en variedades como Gala, Fuji y Cripps Pink.

Las granizadas sufridas en mayo y junio afectaron alrededor de 280 hectáreas, incidiendo principalmente en la calidad de la fruta, lo que supondrá que un porcentaje de la producción que entrará en las cámaras, se destinará a industria.

En Girona, el aumento de producción es menor, sólo un 6% más. La floración y el cuajado han sido normales, excepto en Gala y Fuji que tuvieron una floración y cuajados mejores de los normal. Por el contrario, en el grupo Cripps Pink el cuajado fue de normal a escaso. En Golden, la variedad más importante, no se observan signos de russeting.

Pera. Por el contrario, las previsiones de pera en Cataluña indican una tendencia a la baja, debido principalmente a una floración escasa y a una calidad insuficiente para la mayoría de las variedades. Siguiendo la tónica general de los últimos años, la superficie productiva baja ligeramente, en un 1,7%, lo que supone unas 170 hectáreas.

Las granizadas de mayo y junio afectaron a unas 280 hectáreas con una afectación de entre el 20-30% y puntualmente en algunas zonas pasó del 50%.

Según datos facilitados por Afrucat, en los últimos 20 años se ha perdido más del 50% del potencial productivo en las comarcas de Poniente, debido a una combinación de factores como la falta de herramientas para hacer frente a las plagas, la pérdida de ayudas y la caída de la rentabilidad de algunas variedades, sobre todo en Blanquilla y Williams. Desde el sector productor, se reclama a la administración un plan de reconversión varietal específico para la fruta de pepita, y especialmente para esta categoría, la pera. El objetivo es hacer rentables las explotaciones aumentando el número de árboles por hectárea con el objeto de ser competitivos con países como Bélgica y Holanda, donde, de media, se obtienen casi el doble de kilos por hectárea.

TE PODRÍA INTERESAR
  • ANECOOP: ‘El agua es vida’

  • Últimas noticias

    Newsletter fruittoday

    Cada miércoles en tu email las noticias más destacadas de la semana hortofrutícola