Sudáfrica ve un filón en el kaki valenciano

Sudáfrica, un país con un clima tan favorable como España y con un gran potencial citrícola de contraestación, ve en el kaki un nuevo producto estrella.
El boom del kaki en los mercados exteriores no ha pasado desapercibido para los productores y exportadores sudafricanos.
La variedad preferentemente elegida ha sido la valenciana Rojo Brillante, ya que es la que ha protagonizado un mayor éxito entre los consumidores europeos.
En el contexto actual el kaki presenta muy buenas perspectivas comerciales y resulta ser una fruta que permite aceptablemente el transporte, por lo que algunos productores de capital europeo se han planteado llevarlo al hemisferio sur y convertirlo en un producto que pueda estar en los lineales durante los doce meses, tal y como sucede con la mayoría de frutas.
Esta realidad no ha pasado desapercibida en el sector y es conocido que, aunque España es su cuna, en Italia y Marruecos van haciendo camino.
Pero más allá de estos países, en las latitudes del Hemisferio Sur ya se están llevando a cabo plantaciones de la variedad valenciana.
Brasil y Sudáfrica tienen más posibilidades. El primero porque ya posee una cultura del producto, con su “Sharon” y el segundo, por cuestiones comerciales.
“Creo que aunque estos países desarrollen el Rojo Brillante, primero lo harán para el consumo interno y después, dependiendo de los volúmenes, cabría la posibilidad en un futuro medio o lejano, que se exportase al Hemisferio Norte, tal y como se hace con otras frutas: cítricos, fruta de hueso, melones. En cualquier caso, no será de inmediato,” recalca Cirilo Arnandis, presidente de la DO Kaki Ribera del Xúquer,
Libre reproducción. La paradoja de la situación se da en que estos productores podrán reproducir la variedad, al contrario de lo que ocurre cuando los agricultores valencianos han intentado introducir variedades foráneas, por las que han pagado royalties.

“En su momento intentamos registrar el Rojo Brillante, pero los abogados nos dijeron que no era posible, que ya llevaba mucho tiempo en el mercado y no se podía demostrar lo que pretendíamos».
También se intentó patentar el tratamiento por el que se elimina la astringencia pero tampoco se pudo porque ya se hacían cosas similares. Lo único que se logró fue registrar «Persimon» como marca exclusiva.
El Rojo Brillante es una mutación espontánea que surgió en el entorno de la Ribera Alta (Valencia). Resultó muy atractiva por su tamaño, pero no comenzó a despuntar hasta que apareció el tratamiento que eliminaba su astringencia y mantenía el fruto duro.

TE PODRÍA INTERESAR
  • ANECOOP: ‘El agua es vida’

  • Últimas noticias

    Newsletter fruittoday

    Cada miércoles en tu email las noticias más destacadas de la semana hortofrutícola