Bacares F1 y Azovian F1 siempre cumplen

Las variedades de Nunhems® han demostrado dar la talla frente a adversidades climáticas, aportando rendimiento y calidad.
BASF Bacares F1

El año pasado supuso una prueba de fuego para las variedades de tomate. En un año climatológicamente adverso, la mayoría de los materiales presentes en el mercado se mancharon, y el tomate ramo fue especialmente problemático en este sentido. Fueron tantos los problemas, unidos a la falta de producción, que la distribución pasó por alto algunos problemas externos que, en condiciones normales, habrían sido un motivo para rechazos comerciales. En medio de esta tesitura, BASF salió reforzada con Bacares F1. “A pesar de todos los problemas que hubo, los productores pudieron comprobar que, o no se manchaba, o había una escasa incidencia”, recuerda José Antonio Furió, Senior Sales Specialist del negocio de semillas hortícolas de BASF, que opera en el mercado bajo la marca Nunhems. Y es que este material aporta una mejora importante en lo que respecta a tolerancia al manchado y rajado, a virus de la cuchara, Fusarium radici, Stemphylium y Cladosporium, además de buen color y firmeza. Por todo ello, desde la compañía confían en que tendrán una muy buena proyección en todas las zonas clave. “En este primer año comercial, vamos a escalar la introducción con los principales operadores del mercado de ramo, y en 2023 daremos a conocer la variedad masivamente”, adelanta Furió. Muy versátil, Bacares F1 es idóneo para producción ecológica y convencional, y tiene mimbres para triunfar en todos los supermercados europeos.

Otra de las soluciones que aportan al mercado es Azovian F1, un auténtico tomate pera ideal para cualquier zona de gran producción, pudiéndose producir los 12 meses del año aportando continuidad con calidad a la cadena.  Además, destaca por su facilidad de manejo y calibre, con el que los productores salen airosos frente a uno de los problemas históricos del tomate, la falta de rentabilidad.

Como Bacares F1, aporta un paquete de resistencias muy consistente contra las principales enfermedades en el sur de España, lo que permite un ahorro de costes en tratamientos. Además, en el caso de Azovian F1, tiene resistencia intermedia al virus rugoso del tomate (ToBRFV). “En países como Holanda, Turquía e Italia, el virus ha pegado muy fuerte. Nosotros hemos probado Azovian F1 en países bajo presión del virus y se comporta muy bien”.

Otras ventajas de Azovian F1 son su forma, que se mantiene bajo cualquier condición y ciclo de cultivo, haciéndolo fácilmente identificable por parte del consumidor, y su larga vida comercial.

TE PODRÍA INTERESAR
  • ANECOOP: ‘El agua es vida’

  • Últimas noticias

    Newsletter fruittoday

    Cada miércoles en tu email las noticias más destacadas de la semana hortofrutícola