“Con la revisión actual, habrá menos agua y más cara”

lucas-jimenez-scrats

El trasvase Tajo-Segura es la mayor obra hidráulica de Europa, pero la revisión actual de los planes hidrológicos con su incremento del caudal ecológico en Aranjuez, constituye una seria amenaza sobre el campo levantino, abocado, más cerca que nunca, a no disponer de agua.

En la semana en la que se ha celebrado el Día Mundial del Agua (22 de marzo), Fruit Today euromagazine habló con Lucas Jiménez, presidente del Sindicato Central de Regantes del Acueducto Tajo-Segura.

Se cumplen 42 años en este mes de marzo de esta faraónica obra, que hace posible el abastecimiento regular de agua a muchas localidades mediterráneas y al fértil campo de las provincias de Alicante, Murcia y Almería.

¿Cuál es la función del Sindicato Central de Regantes y quiénes pertenecen a él?

Es un organismo de derecho público, una comunidad general de regantes que aglutina a los propietarios regantes con tierras dentro del perímetro de riego de esta comunidad. Su función es defender los derechos de esos regantes. El sindicato está compuesto por 80 comunidades de regantes y geográficamente abarca desde el cabo de Gata en Almería hasta Elche.

Para ponernos en antecedentes, ¿nos puede explicar en qué consiste el trasvase y sus orígenes?

Es la mayor obra hidráulica de Europa. Es un conglomerado de canales y túneles, una obra casi milagrosa que lleva agua excedentaria desde la cuenca del Tajo (de los embalses de cabecera de Entrepeñas y Buendía) hasta la cuenca del Segura, en las tres provincias antes mencionadas. Su origen data de tiempos de la República con Indalecio Prieto, quién tuvo la idea. Su realización se llevó a cabo en los tiempos de la dictadura de Franco y se puso en marcha durante la democracia. Estamos ante una verdadera obra de estado, que ha sabido capear las distintas etapas políticas de este país. Una vez que el agua ha llegado la la cuenca del Segura, se bifurca en dos grandes canales, en lo que se conoce como postrasvase, uno que lleva agua hasta Almería y el otro, el de la margen izquierda, que transporta agua hasta Elche.

¿Por qué se percibe este trasvase como un tema político sin resolver cuando la huerta del sureste español se ha convertido en una referente económico para el país y en la despensa de hortofrutícola del invierno para Europa?

Hay que dar cifras para comprender la envergadura económica del trasvase. El año pasado, un año que no fue parco en volúmenes de agua trasvasada, se movieron para regadío 200 hectómetros cúbicos (200 millones de metros cúbicos) y España puso a disposición del regadío total 15.000 millones de metros cúbico. La pregunta es sencilla, ¿por qué se forma este conflicto permanente con una infraestructura que movió 200 millones de un caudal excedentario? Mi teoría es la siguiente: como el trasvase transcurre por diferentes comunidades autónomas, algunos dirigentes políticos han hecho de éste una seña de identidad, una pugna política que a veces llega hasta el terreno de los usuarios. Una lucha estúpida dentro del propio país.

¿El trasvase no sólo beneficia al campo sino también a grandes núcleos de población?

Efectivamente, la cifra llega a 34 municipios en Alicante, en Murcia a 43 poblaciones y en Almería a 13. Hay periodos estacionales como el verano que de este trasvase se surten unos tres millones de personas.

Este es un año crítico porque se aprueba la nueva planificación hidrológica que implica un cambio de reglas y un incremento de caudales, que al final se traduce en menos agua y agua más cara. ¿Qué va a ocurrir?

En este momento se está produciendo la revisión de todos los planes hidrológicos de las cuencas españolas. Y en lo que respecta a la cuenca del Tajo, va a suponer un incremento de los caudales ecológicos en un punto, Aranjuez, que para nosotros resulta muy adverso debido a su cercanía y porque se nutre de los embalses de cabecera. Esto va a suponer un incremento de los caudales ecológicos de 78 hectómetros cúbicos. En cifras esto significa que, si el año pasado pudimos traspasar 200 hectómetros cúbicos, si ahora le restamos 78, significa quitar el 39% de los volúmenes que recibimos en un año generoso, como el pasado. No puedo imaginar lo que puede suceder en un año malo. Puede que no haya agua a disposición en el Tajo para los regadíos levantinos. Esto originará una serie de reacciones en cadena, como el aumento del desempleo o la necesidad de utilizar otros recursos muy caros como el agua de la desalación que, por otra parte, pone en duda la viabilidad de la mayor desaladora de Europa, la de Torrevieja, que depende de un nexo del trasvase porque no hay conducciones que trasladen el agua desalada fuera de su propio entorno hasta las propias comunidades de regantes debido a que se realiza por la permuta de volúmenes procedente del Tajo. Esto significa que hasta la propia desalación está en riesgo.

¿Qué acciones se llevan a cabo por la SCRATS ante esta situación?

Estamos comunicando a la sociedad española este asunto.

En Aranjuez, según los datos del propio Ministerio no es necesario elevar los caudales ecológicos porque las masas de agua se encuentran en buen estado y creemos que se corresponde con presiones políticas de la comunidad de Castilla- La Mancha. Hemos presentado todo tipo de informes que avalan nuestra postura y nuestras alegaciones en tiempo y forma. Si se persiste en esta dinámica, nos reuniremos todos los representantes de las organizaciones agrarias y otras entidades sociales y civiles para tomar alguna determinación

¿Cuál es el precio del agua en la zona?

El precio medio por metro cúbico en España para regadío está entorno al céntimo y medio y aquí se llega a pagar a 60 céntimos por agua desalada. Por este motivo nuestra agricultura es muy meritoria, además de competitiva.

¿Se realiza el máximo aprovechamiento del agua en el campo alicantino, murciano y almeriense? ¿En qué niveles de aprovechamiento nos movemos?

Sin duda. En el Tajo hay en estos momentos unos 7.500 hectómetros cúbicos de reserva y la cuenca del Segura está al 42% de sus posibilidades, con 400 hectómetros cúbicos. Es decir, con tan poca agua estamos abocados a racionalizar el consumo de agua y esto ha llevado a los agricultores a una alta implementación en I+D+i para el aprovechamiento. Estamos hablando de uno de los regadíos más modernos del mundo.

¿Cuál quiere que sea su legado?

Tengo claro que, si esta organización no hubiera existido de forma paralela a la vida del acueducto, el trasvase estaría cerrado hace muchos años. El legado al que yo aspiro es que este trasvase se mantenga durante muchos años.

La magnitud de las cifras indica la importancia de esta obra.

Tenemos datos recientes de 2020. La población que emplea toda la cadena de valor de la agricultura en estas 3 provincias está por encima de los 106.000 puestos de trabajo y la aportación al PIB ronda los 3.013 millones de euros. Estos son resultados muy importantes.

De los 13,5 millones de toneladas de frutas y hortalizas que se exportaron a Europa, casi la mitad salieron de estas 3 provincias, según datos de FEPEX.

Si consideramos las condiciones en las que se trabaja aquí, con inestabilidad en los recursos y costes elevadísimos por metro cúbico, es un ejercicio de resiliencia muy meritorio.

Para finalizar, ¿hay algo que quiera añadir?

Los agricultores tenemos un reto de futuro difícil de resolver. Para 2050, aumentará la población y habrá menos agua. Tendremos que alimentar con garantías alimentarias a nuestra población.

Hago una petición a las autoridades nacionales. Que tomen decisiones sabias ya que los agricultores y ganaderos estamos preparados para afrontar los retos que se nos presenten, pero nos tienen que apoyar con las políticas adecuadas.

TE PODRÍA INTERESAR
  • ANECOOP: ‘El agua es vida’

  • Últimas noticias

    Newsletter fruittoday

    Cada miércoles en tu email las noticias más destacadas de la semana hortofrutícola