El clima deslocaliza la sandía

En su 20 aniversario Sandía Fashion se lanza a la búsqueda de nuevas áreas de producción en España para afrontar los problemas que genera el calentamiento global.
sandia Fashion

Grupo AGF recordará 2022 como el año en que su reconocida marca, Sandía Fashion, cumplió 20 años (lo celebran en Fruit Attraction), pero también como el año de la inflación y en el que comenzó su nueva estrategia para adaptarse a una dificultad que, sin duda, seguirá de plena vigencia en los próximos 20 años, el calentamiento global.

Para Joaquín Hidalgo, coordinador general de Grupo AGF-Sandía Fashion, en los próximos años será imprescindible adaptarse rápido a los cambios que se van a producir. “Es prudente diversificar. Nosotros no vamos a hacerlo porque trabajamos solo la sandía, pero sí queremos buscar nuevas zonas de producción para adaptarnos al cambio climático”, adelanta a Fruit Today. Su estrategia pasa por buscar fincas con una altitud adecuada para cada etapa de la campaña, desde el nivel del mar a los 600-700 m de La Mancha, una tarea cuyo factor limitante es la disponibilidad de agua. “La sandía necesita un salto térmico entre día y noche, no le vienen bien noches tropicales con 28 grados”.

Vaivenes

El sector cierra la campaña con rendimientos bajos, un 30-40% menos de producción (30% en el caso de Fashion respecto a sus previsiones) y +35% de costes (especialmente significativo el +200% de la luz). “El volumen de sandía ha sido mucho menor que en 2021 debido, en buena parte, a unas temperaturas altísimas. Hemos vivido una situación extraña, con más demanda que oferta, la sandía ha estado muy cara y los precios en el lineal han sido muy altos”. A ojos de la sociedad, la fruta del verano ha sido la metáfora de la inflación, pero como opina Joaquín Hidalgo, “la realidad es que es la única fruta que se podía comprar. La de hueso ha estado a 3€/kg”.

Nada más cerrar la campaña, el equipo de Sandía Fashion se apresta a planificar la siguiente. Una tarea que este año será más compleja. “La teoría dice que, con los buenos precios de este año, los agricultores plantarán más sandía en 2023. Pero nos damos de bruces con el cambio climático. Tenemos la sequía más severa en Europa en 500 años, con temperaturas sin precedentes en muchas zonas. Hay que encontrar el equilibrio entre crecimiento y disponibilidad de agua”. En este sentido la planificación es fundamental. “Yo llamaría a hacer un análisis de las circunstancias: ¿son reproducibles? El año pasado a finales de agosto estábamos labrando los campos por falta de demanda, especialmente en Europa y este año se está vendiendo absolutamente todo”.

TE PODRÍA INTERESAR
  • ANECOOP: ‘El agua es vida’

  • Últimas noticias

    Newsletter fruittoday

    Cada miércoles en tu email las noticias más destacadas de la semana hortofrutícola