Buscar
Cerrar este cuadro de búsqueda.

«Situación límite» en la fruticultura andaluza

ASOCIAFRUIT alerta de que la sequía extrema provocará la desaparición de una importante superficie de cultivo, con “gravísimas consecuencias” sobre el empleo. En 2023/24 habrá un 60% menos de producción y fruta tropical "se empieza a hablar de la desaparición de más del 50% de la superficie de la Axarquía"
asociafruit frutales sequía

Aunque la situación varía según zonas de producción, los agricultores andaluces empiezan a abandonar parte de sus plantaciones para, en el mejor de los casos, intentar salvar la otra asignándole toda la dotación de agua de la que disponen.

La realidad de los cítricos y los frutales es extrema en la Vega del Guadalquivir y en las provincias de Huelva y Cádiz es algo mejor, aunque también grave. La producción de fruta tropical, concretamente la comarca malagueña de la Axarquía, padece igualmente una situación límite que va a llevar a la desaparición de una parte muy importante de las hectáreas de aguacate y mango, según afirma Asociafruit.

«Estamos por tanto ante un deterioro irreparable, que conlleva pérdida de arboleda -con el daño medioambiental que ello origina-, y enormes problemas económicos y sociales», explican desde la asociación. El cultivo de frutales -incluyendo los cítricos- es un cultivo eminentemente social, por el importante uso de la mano de obra que demanda.

La desaparición de una hectárea de cítricos o aguacates, implica la desaparición de 115 jornales directos, entre campo y almacén. En el caso de la fruta de hueso, es el doble, 220 jornales. Hay muchos municipios andaluces que viven de estos sectores, las consecuencias sobre el empleo de familias completas, y sobre el pueblo en general, son dramáticas.

Por otro lado, las pérdidas económicas son elevadísimas. A diferencia de los cultivos anuales, estos cultivos leñosos son cultivos permanentes, requieren de una importante inversión inicial, y de un periodo que varía según el cultivo, entre 4 y 6 años, para que crezcan los árboles y entren en producción. Esta sequía extrema que estamos padeciendo está poniendo contra las cuerdas a muchas plantaciones, que tendrán que ser arrancadas unas, y otras tendrán que sufrir este verano una poda severa para reducir las necesidades hídricas de la planta como último intento para intentar salvarla con la esperanza de que en el próximo otoño lleguen por fin las ansiadas lluvias. En cualquier caso, esta práctica, tendrá al árbol sin producción en los próximos años.

Cítricos: en 2023/24 habrá un 60% menos de producción

Asociafruit estima que, en el caso concreto de los cítricos, entre poda severa y arranque hay ya afectada un 35% de la superficie andaluza, y para la próxima campaña las mermas de producción están en un 60%, ya que, a la pérdida de arboleda, hay que sumar la menor producción por la falta de agua.

La falta de lluvia, unida a la fuerte ola de calor de estas últimas semanas, ha hecho que los árboles tiren muchísima fruta, aún pequeña, al suelo. Además, mucha de esta fruta producida no podrá ser enviada al mercado por su pequeño calibre.

35% menos de fruta de hueso 

Los frutales -almendro y fruta de hueso– verán sus consecuencias más graves en la campaña 2024 de continuar esto así, aunque este año se han paralizado absolutamente las nuevas replantaciones, por lo que la superficie ha disminuido al no poder reponerse las plantaciones que quedaron antiguas.

Actualmente se está en plena campaña de recolección de fruta de hueso, este Sector de la asociación estima una reducción del 35% del total de la producción por la falta de calibre -fruta pequeña- consecuencia de la escasez de agua. Aunque la calidad es muy buena, los kilogramos producidos obtienen un menor precio en el mercado por el pequeño tamaño de las piezas. A todo esto, habrá que unir la pérdida de vida de las plantaciones por el estrés hídrico al que se las está sometiendo, lo que lógicamente tiene su incidencia negativa en la amortización de éstas.

Tropicales: «se habla de la desaparición de más del 50% en la Axarquía»

En fruta tropical se empieza a hablar de la desaparición de más del 50% de la superficie de la Axarquía. Aquí, además, ya se viene de una campaña pasada muy complicada, donde se convivió con la falta de agua y las consecuencias de la salinización de los suelos. Se repiten los problemas de productividad y calibres ya enunciados para los demás sectores.

En este contexto, representantes de Asociafruit, se reunieron el pasado martes 16 de mayo con el Viceconsejero de Agricultura, Pesca Agua y Desarrollo Rural de la Junta de Andalucía -D. Vicente Pérez- y la Secretaria General de Agricultura, Ganadería y Alimentación -Dª. Consolación Vera- para exponerle la gravedad de la situación.

Como medida prioritaria, se ha solicitado a la Consejería que en las cuencas que son gestionadas por la Junta de Andalucía se autorice un riego de supervivencia en aquellas plantaciones ubicadas en zonas con restricciones extremas, y que se medie ante la Confederación Hidrográfica del Guadalquivir, gestionada por el Gobierno central, para que se adopte la misma medida. Este riego de supervivencia para frutales y cítricos consistiría en autorizar una dotación durante los 4 meses de verano, con el único objetivo de salvar la arboleda.

Por otro lado, se les ha solicitado, que se pongan en marcha de forma urgente dos paquetes de ayudas:

  • Ayudas para los arranques y/o podas severas que haya que realizar como consecuencia del actual episodio de sequía
  • Ayudas para financiar las actuales estructuras de manipulación y comercialización del sector. En un contexto de recursos escasos, se deben priorizar los apoyos para mantener la actividad productiva y los puestos de trabajo una vez se pase este periodo de escasez de recursos hídricos. Es por tanto fundamental mantener las actuales estructuras, aunque la producción de forma coyuntural se reduzca de forma drástica.

Se le ha pedido también a la Consejería su mediación ante Agroseguro y ENESA para que de forma excepcional se incluya dentro de la cobertura del seguro agrícola la pérdida de cosecha por falta de flor o pérdida de la mismas por la falta de riego, estableciéndose un baremo en función de la repercusión que la sequía vaya causando en suelos, acuíferos etc.

Por último, se les ha instado a que, desde sus Servicios de Sanidad Vegetal, se apoye a los agricultores en todos los sentidos y ayuden a hacer frente al incremento de problemas fitosanitarios al que van a asistir en sus plantaciones, como puede ser, en el caso de los frutales y cítricos –nemátodos, gusano cabezudo y hongos del suelo-.

En definitiva, se ha solicitado que sean considerados sectores estratégicos y prioritarios, y al margen de las líneas de actuación concretas expuestas, que sean incluidos dentro de los paquetes de ayuda que sean aprobados por la administración central y autonómica por los daños económicos, sociales y medioambientales que especialmente tiene la sequía sobre los cultivos de frutales y cítricos.

TE PODRÍA INTERESAR

Últimas noticias

Newsletter fruittoday

Cada miércoles en tu email las noticias más destacadas de la semana hortofrutícola