“Ailimpo viaja al futuro y regresa con lo que ha aprendido”

En 24 años de vida, la Interprofesional del Limón y Pomelo (Ailimpo) es todo un modelo de éxito, donde el bien general del sector ha primado sobre el individual y los personalismos.
José Antonio García AILIMPO

Sin embargo, no hay que bajar la guardia y seguir explorando nuevos caminos.

Fruit Today magazine habló con José Antonio García, su director, quién a pesar de sus exitosas campañas en redes con su “lemonencer”, el primer limón influencer, explicó que “no es hora de bajar la guardia sino de explorar nuevos caminos”.

¿Cuál es su valoración al frente de Ailimpo y su feed back después de la Asamblea?

Hace 24 años tres locos o iluminados tuvieron la genial idea de organizar el sector de una manera diferente a como estaba hasta el momento. Ha sido una tarea ardua y complicada, pero hemos generado una cultura de diálogo, con un enfoque basado en el beneficio general. Por supuesto, en este camino se han cometido errores, pero hemos aprendido.

¿Qué es lo más importante en estos momentos?

Tener identificados los retos, mirar hacia adelante y no quedarse observando. Es el momento de desplegar los planes de acción adecuados, unos serán a corto plazo, otros a medio y otros a largo y, con probabilidad, habrá que ir variando en función de las circunstancias geopolíticas. Metafóricamente hablando “viajamos al futuro y regresamos con lo que hemos aprendido.”

Ustedes son muy partidarios de la cultura de la colaboración con los que son aparentemente competidores

Sí, por suerte, tenemos una estrecha relación con nuestros competidores con los que tratamos de hablar, cooperar, intercambiar experiencias, etc.

Están excesivamente centrados en el mercado europeo

Sí, así es. No somos una excepción. Sólo el 4% de nuestro producto sale del ámbito comunitario, aunque realmente es menos porque por metodología estadística incluimos Noruega y Suiza. Por lo tanto, nos quedamos en un 1%. A día de hoy, la complejidad logística es un freno importante, pero hay que mirar a largo plazo porque posiblemente la situación actual sea cíclica.

Entonces, ¿cuáles son los retos que tienen identificados?

Por un lado, el de la producción ya que nuestro modelo actual está basado en un ‘transit time’ de unas 48 o 72 horas. El objetivo debe ser conseguir fruta de calidad que aguante 30 o 40 días. Somos conscientes de que esto no se hace de la noche a la mañana y hay que trabajar en el modelo de cultivo, de riego, de abonado, etc. Hay países como Argentina que han sido capaces de desarrollar un patrón de negocio en el que la fruta llega con calidad tras 30 días de viaje. Ya está inventado y debemos adaptarlo. En el terreno comercial, deberíamos contar con estructuras más grandes y consolidadas, que nos permitan afrontar este tipo de aventuras. Además, tenemos que hablar con nuestros ‘supuestos competidores’ para establecer redes de colaboración y abordar nuevos destinos. Un ejemplo muy claro sería establecer una estrecha colaboración con Argentina y poder dar continuidad a su campaña con limón español en Estados Unidos. O hacerlo con los países asiáticos, donde Sudáfrica ya tiene importantes lazos comerciales.

¿Y el segundo reto?

Este es un reto más transversal y afecta no solo a nuestro sector sino a todos. Es la digitalización, que no solo significa poner una sonda o utilizar un dron. Hay que ser más ambiciosos e introducir la robótica de forma generalizada, la IA, el blockchain. En Ailimpo nos encontramos en una fase preliminar para encontrar los socios adecuados que nos acompañen en el camino. Tenemos referentes en Israel o California. Y, por supuesto, voluntad de hacer bien las cosas porque el sector, aplicando altas tecnologías, será irreconocible dentro de algunos años.

TE PODRÍA INTERESAR
  • ANECOOP: ‘El agua es vida’

  • Últimas noticias

    Newsletter fruittoday

    Cada miércoles en tu email las noticias más destacadas de la semana hortofrutícola