Alfredo Miralles, en familia

La vida son etapas, y la etapa que Alfredo Miralles (Monforte del Cid, 1973) vive ahora la dedica a sus hijos porque reconoce que entre los 15 y los 35 años, no hizo otra cosa sino trabajar.
Alfredo Miralles

La vida son etapas, y la etapa que Alfredo Miralles (Monforte del Cid, 1973) vive ahora la dedica a sus hijos porque reconoce que entre los 15 y los 35 años, no hizo otra cosa sino trabajar.

Por eso vive volcado en sus retoños: Alfredo y Alma (mellizos) y Mía, pero muy especialmente en el primero que, desafiando la genética, parece ser una promesa del fútbol.

Si existe un adjetivo que define a Alfredo es la sencillez. Es un hombre de pocos excesos, al que le dan igual las marcas de sus camisas que, por cierto, siempre se las compra su mujer. Acaba de adquirir su primer coche alta gama y está pagando la hipoteca de su segunda vivienda.

Por la mañana, nuestra entrevista transcurrió en la moderna Ciudad Deportiva del Elche C.F., donde Alfredo junior jugaba un partido en su categoría contra el Elche Brave. Partido que, por cierto, ganaron. Por la tarde, nos dirigimos al Santuario de San Pascual Bailón, lugar emblemático de la pedanía de Orito, donde la familia reside durante los meses estivales.

¡Quién le ha visto y quién le ve!  Me han dicho que a usted realmente nunca le ha interesado el fútbol y, en cambio, ahora pasa horas y horas viendo a su hijo desde la grada.

Sí tiene toda la razón, el fútbol nunca fue mi hobby, pero el ser padre te transforma de tal manera… no hay una explicación pero le garantizo que ahora incluso el trabajo me lo programo en función de los partidos de mi hijo. Volveré antes de Berlín porque Alfredo tiene partido. Ver cómo es feliz y disfruta del fútbol es una de las mejores sensaciones que tengo. Esto es auténtico fútbol porque no hay dinero por medio.

Como todo buen español, me tendrá que decir si son del Barcelona o del Madrid.

Ninguna duda. En mi casa y en la empresa, somos del Real Madrid.

¿Cuál ha sido su verdadero hobby?

Mi mayor hobby ha sido el automodelismo. He sido un apasionado de los coches teledirigidos. Mi cuñado era el mecánico y yo el conductor. Llegamos a estar federados y competimos a nivel provincial, pero la construcción del coche y la preparación de la carrera nos ocupaba mucho tiempo durante los fines de semana. Al final, decidimos dejarlo.

Ver la galería de fotos: [rl_gallery id=»21084″]

¿Qué ha estudiado?

Acabé el Graduado Escolar y en seguida empecé a trabajar con mi padre. Yo soy el único hijo varón de cinco y también el único que no estudió una carrera. En aquel momento en la familia teníamos dos negocios, uno era el alquiler de mobiliario para eventos y otro la comercialización de uva. Ambos funcionaban bien, pero a mí me gustó más el campo y finalmente la familia abandonó el primero.

Nunca he sabido por qué, posiblemente porque era el único chico, pero desde muy joven, mi padre me dejó hacer. Su frase era “lo que diga el chiquillo”. Evidentemente me he equivocado muchas veces y he perdido mucho dinero, pero mi padre jamás me reganó.

¿Se arrepiente de no haber estudiado?

No es exactamente arrepentimiento. Creo que hubiera estado mejor formado, aunque a nivel agronómico le garantizo que he pasado tantas horas en el campo y tengo tanta experiencia que soy mi propio ingeniero. Otra cuestión son los idiomas. He viajado tanto que conozco perfectamente lo que significa no poder comunicarte cuando no hablas la misma lengua. En este aspecto, soy muy consciente de la necesidad de estudiar, al menos, inglés. Procuraré que mis hijos no tengan este problema.

O sea, que ha viajado mucho.

Sí, muy jovencito empecé a ir a Sudáfrica, Chile, Estados Unidos, Italia, etc. para ver cosas nuevas y poder aplicarlas a nuestras producciones. Entonces te das cuenta de que el inglés es primordial.

¿De dónde le viene tanta osadía? A mí este tipo de cosas me parecen admirables.

Supongo que arranca de que me fascina lo que hago. Fíjese, con menos de 20 años, sin cita, y con una caja de uvas en la mano, me presenté en lo que entonces era Continente, hoy en día Carrefour, y tardaron muy poco en darnos de alta como proveedores.

La verdad es que también hacíamos cosas temerarias, como conducir sin carnet. En el pueblo, en plena cosecha, yo conducía camiones de un lado para otro y no tenía carnet. Esto ahora resulta impensable, pero hace 30 años, no lo era tanto.

A lo que usted hizo yo lo llamo olfato profesional. No crea que es tan fácil tenerlo.

Supongo que esto sucede cuando algo te gusta mucho y yo nunca he visto el trabajo como una imposición. Puedo decir que disfruto trabajando.

Con tanto trabajo y viaje en plena juventud, digo yo que no tendría tiempo ni de salir por ahí.

No, la verdad es que no tuve tiempo. Es una etapa que me perdí, pero no me ha importado porque a mi mujer la conocí en el almacén y estamos juntos desde que yo tenía 15 años.

¿Tiene sucesor o sucesora?

No se lo creerá, pero a mi hija Alma de 8 años le encanta el almacén. La he levantado a las 6 de la mañana muchas veces y se ha venido tan contenta a trabajar conmigo. Cuando llegamos a casa empieza a contarme chismes de lo que ha visto. Le encanta estar involucrada en cosas del negocio.

¿Cuál ha sido la última película que ha visto?

Imagine la respuesta. Con la prole que tengo detrás, me he convertido en un experto en películas infantiles. Además, esta dedicación mi mujer me la ha trasladado a mí porque ella nunca viene con nosotros. La última que hemos visto ha sido Futbolísimo, pero hemos visto todo lo que usted pueda imaginar: Frozen, La Bella y la Bestia, etc.

Perdone, no quiero acabar sin que me explique por qué a la gente de Monforte del Cid les llaman balleneros. ¿De dónde han sacado la ballena si esto es una población del interior y estamos en el Mediterráneo?

Resulta chocante y corren por el pueblo diversos chascarrillos sobre su origen. El más común es que en unas inundaciones fuertes, en el centro del pueblo, apareció flotando el serón de una mula y alguien comenzó a gritar: ¡Una ballena, una ballena! Y con esto nos hemos quedado.

TE PODRÍA INTERESAR
  • ANECOOP: ‘El agua es vida’

  • Últimas noticias

    Newsletter fruittoday

    Cada miércoles en tu email las noticias más destacadas de la semana hortofrutícola