Cuna de Platero: pionera en su sector

Cuna

La actividad de la entidad moguereña no cesa. La cooperativa es la primera de su sector adherida al Pacto Mundial de Naciones Unidas para cumplir los ODS, que en una fase inicial se centrará en tres de ellos.

Fue una de las firmas pioneras en difundir hábitos de vida saludables con su programa de educación alimentaria ‘Fresayunando’, organizadora de campamentos de inteligencia emocional y orientación formativa y profesional para niños y adolescentes, y ahora, concienciada en el posible impacto medioambiental que genera su actividad, ha apostado por la energía fotovoltaica y por la reducción del plástico.

En una primera etapa de su adhesión como firmante del Pacto Mundial, la compañía se centrará en tres Objetivos de Desarrollo Sostenible (ODS), principalmente en el número 3 ‘Salud y Bienestar’, el 7, ‘Energía asequible y no contaminante’ y el 9, relacionado con ‘Industria, innovación e infraestructura’.

“A veces ya se llevan a cabo, sin conocerlo, muchas de las recomendaciones del Pacto y lo importante ahora es comunicarlo y divulgar la importancia del cumplimiento de los ODS y la Agenda 2030 también desde el sector agroalimentario. Este era nuestro caso, por eso no nos resulta complicado. Tener una guía tan explícita sirve de revulsivo para seguir mejorando”, explica Juan Báñez, director de Cuna de Platero.

Uno de estos ejemplos está en el tema energético: la reciente implantación de una placa fotovoltaica en la central permite generar una energía anual de unos 175.000kWh, lo que supone un ahorro de emisiones de 87,46 tn de CO2 al año.

La presente campaña servirá como etapa de ensayo para implantar una línea que permitirá envasar fresa en una tarrina más sostenible. “Se trata de una prueba piloto porque una cosa es lo que deseamos hacer y otra la realidad técnica y productiva, pero, en cualquier caso, en el futuro se mantendrá esta tendencia y debemos ser capaces de ofrecer calidad de servicio siendo medioambientalmente sostenibles,” explica Báñez.

En la actual temporada, la entidad mantendrá prácticamente estable su superficie plantada, con unas 550 hectáreas de producción. Los volúmenes son difíciles de prever “porque la campaña es larga y la climatología incierta.”

La temporada pasada se alcanzaron las 46.000 toneladas de fresa. Con la compañía establecida en Ávila, Cuna de Platero mantiene su flujo comercial durante los 12 meses del año y puede dar servicio a la distribución española desde junio a diciembre. En Castilla, el cultivo se realiza con variedades de día neutro como San Andreas, Charlotte y Portola.

En este sentido, Báñez remarca la necesidad de seguir investigando en nuevas variedades porque son la clave del futuro. “Nosotros somos licenciatarios de las que consideramos líderes en el sector, pero también estamos inmersos en nuestra propia investigación”.

Respecto a la comercialización de arándanos y frambuesas, el ejecutivo explica que “en arándanos vamos a empezar a confeccionar formatos mayores, una tendencia marcada por los mercados del norte de Europa”. Por su parte, en frambuesa, con unas 150 hectáreas de producción, se seguirá apostando principalmente por la variedad Adelita.

TE PODRÍA INTERESAR
  • ANECOOP: ‘El agua es vida’

  • Últimas noticias

    Newsletter fruittoday

    Cada miércoles en tu email las noticias más destacadas de la semana hortofrutícola