“Hemos creado un nuevo sector industrial”

persiskin laserfood

La innovadora empresa Laserfood presenta un nuevo producto, PersiSKIN, que reutiliza el excedente de kaki para crear un tejido vegano y sostenible

Igual que sucedió en 2006, cuando la empresa valenciana Laserfood apostó por el marcado indeleble (natural branding) con el objetivo de ofrecer una alternativa al etiquetado tradicional de frutas y verduras y convertir así el sector agroalimentario en una industria más sostenible, este año lo ha vuelto a hacer, presentando un nuevo producto con un objetivo similar, aunque con una perspectiva diferente. Se trata de PersiSKIN, el primer textil vegano hecho a partir de pieles de kaki.

El director general de Laserfood, Jaime Sanfelix, que se considera a sí mismo un agricultor y “sufridor de la realidad”, supo prever hace cuatro años que un producto como el kaki, con una gran rentabilidad y un futuro prometedor, generaría un gran excedente de producción al cual había que darle una salida y aportar un valor añadido.

Tras años de investigación Laserfood, por fin, tiene la solución al problema: las pieles de los kakis recogidos en los campos valencianos tendrán una segunda vida, convirtiéndose en un tejido vegano, compuesto en su totalidad por productos naturales y que sustituirá de este modo el cuero animal y sintético.

La revista Fruit Today ha querido hablar con el director de esta empresa valenciana y conocer el origen del proyecto.

¿Cómo surgió esta idea?

Partió de mí mismo, ya que tengo explotaciones agrarias y conozco el sector desde dentro. Hace cuatro años vi que el kaki iba a explotar de un momento a otro porque había muchas plantaciones nuevas y se iba a dar una sobresaturación de la oferta. Sin embargo, no tenemos un mercado donde poder colocar el excedente de producción. Existían salidas tradicionales como hacer zumo, mermelada, desecado para snack o cualquier alternativa de alimentación…

Pero eso no ha llegado a funcionar muy bien en otros casos…

No, no funcionaba nada bien. Es imposible que funcione bien, porque es muy complicado entrar en un segmento de mercado donde ya tienes grandes multinacionales operando con unos costes aquilatados. ¿Cuántas marcas de cerveza hay en el mercado? Cientos o miles. Por tanto, ¿quién tiene la carta ganadora de ese mercado? Los que ya están.

Analicé muchas alternativas, muchas posibilidades y hemos hecho algunas de ellas, que todavía no han salido. Esta es la primera, pero considero que es la que más éxito va a tener. Sobre todo, porque va a poder contar con un gran volumen de producción.

El esquema científico seguido para crear esta piel vegana, ¿también se podría utilizar con peras, manzanas, cítricos o cualquier otra fruta?

Sí, si se hace un desarrollo como el que nosotros hemos realizado y con el tiempo que hemos invertido. Tenemos una gran ventaja y es que, para hacer ese proceso de conversión del kaki al cuero vegano, podemos triturar y congelar el kaki y trabajar durante los doce meses del año. Trituramos, congelamos y trabajamos cuando queramos. Durante la campaña pasada cogimos de mis propios campos unos 20.000 kilos para esta fase de industrialización y poder ser operativos este año.

¿Conoce más empresas que se haya embarcado en un proyecto similar?

No existe una oferta masiva de cuero vegano en el mercado, estamos nosotros, unos americanos y poco más. En Holanda se ha hecho algo similar, que no mejor, porque tienen menos cantidad de producto natural y utilizan también el poliuretano.

Nuestro producto es economía circular 100% y sostenibilidad absoluta.

¿En qué estadio se encuentra el proyecto ahora mismo?

Estamos montando la fábrica. Trabajamos diariamente con industriales para tener la maquinaria específica y realizamos el montaje. En pocos meses, estaremos preparados para producir el producto que tenemos congelado.

Todo depende mucho de las circunstancias de la evolución de la pandemia

¿Cómo se ha obtenido la inversión o la financiación?

De momento se ha hecho con recursos propios. Hemos invertido unos 500.000 euros en el desarrollo del producto y en el registro de la propiedad intelectual. La previsión de inversión durante los próximos 3 años será de 2 millones de euros.

Esto no es un negocio, lo que acabamos de lanzar es la creación de un nuevo sector industrial. Va a dar muchísima vida y viabilidad a miles de personas.

¿Cuál es el propósito final de PersiSKIN?

El objetivo es hacer miles de metros de piel vegana, o millones. No podemos salir con un precio muy caro para ganar mucho dinero y utilizar solo un millón de kilos de kaki, si pudiera utilizar 300 millones de kilos de kakis los utilizaría.

Se trata de aportar valor, no se trata de que yo ahora gane dinero vendiendo la piel. Perseguimos lo que ahora tan a gala se está llamando: el bien común. Si podemos hacer que todo el mundo gane. ¿por qué no intentarlo?

 

TE PODRÍA INTERESAR
  • ANECOOP: ‘El agua es vida’

  • Últimas noticias

    Newsletter fruittoday

    Cada miércoles en tu email las noticias más destacadas de la semana hortofrutícola