La CE abre el debate sobre nuevas técnicas genómicas

crispr

La Comisión Europea ha presentado un estudio sobre las nuevas técnicas genómicas (NTG) y vuelve a poner sobre la mesa un debate de vital importancia para la agricultura europea

El estudio demuestra que las NTG, técnicas para editar el genoma de un organismo, gozan de un gran potencial para contribuir a un sistema alimentario más sostenible y son convergentes con los objetivos del Pacto Verde europeo y la Estrategia ‘De la Granja a la Mesa’.

Este estudio pone de manifiesto que la legislación vigente sobre Organismos Modificados Genéticamente, adoptada hace dos décadas, no es adecuada a la realidad actual ya que, en aquel momento, no existía la nueva tecnología de la que hoy disponemos, denominada edición genética y que no puede confundirse con la modificación genética (OGM). Por este motivo, y debido a la importancia de lo que se juega Europa con el nuevo avance, la Comisión inicia un proceso de consulta abierta para debatir un nuevo marco jurídico donde tengan cabida estas recientes tecnologías.

La comisaria de Salud y Seguridad Alimentaria, Stella Kyriakides explicó que “el estudio concluye que las nuevas técnicas genómicas pueden promover la sostenibilidad de la producción agrícola, en consonancia con los objetivos de nuestra estrategia ‘De la Granja a la Mesa’. Con la seguridad de los consumidores y del medio ambiente como principio rector, debemos mantener un diálogo abierto con los ciudadanos, los Estados miembros y el Parlamento Europeo para decidir conjuntamente el camino a seguir en relación con el uso de estas biotecnologías en la Unión”.

Rápida evolución en otros países

Las NTG, o CRISPR-Cas9, son técnicas para modificar el genoma de un organismo desarrolladas después de 2001 (cuando se adoptó la legislación de la Unión sobre OMG) y están evolucionado muy rápidamente en muchas partes del mundo desde hace 2 décadas. Algunas aplicaciones ya las han puesto en el mercado socios comerciales de la Unión, mientras en Europa la cuestión sigue ‘en pañales’ taras el cerrojazo que supuso la sentencia del máximo Tribunal Europeo en 2018.

El estudio concluye que:

Los productos obtenidos mediante NTG tienen el potencial de contribuir a sistemas alimentarios sostenibles con plantas más resistentes a las enfermedades, a las condiciones medioambientales y a los efectos del cambio climático. Además, los productos pueden beneficiarse de unas cualidades nutricionales superiores, como contener ácidos grasos más sanos, así como una menor necesidad de insumos agrícolas.

Respecto a su seguridad alimentaria y su impacto medioambiental, la publicación concluye que “las frutas o vegetales producidos mediante NTG son tan seguros para la salud humana y animal como las plantas mejoradas convencionalmente”.

Por otro lado, y ya en materia legislativa, el escrito señala la necesidad de adecuar la legislación vigente al progreso científico y tecnológico para permitir diferenciar a las NTG de otras técnicas y no inducir a error.

Desde Anove, Asociación Nacional de Obtentores Vegetales, han aplaudido la noticia: “Damos la bienvenida al estudio sobre las técnicas genómicas y esperamos que sea el inicio de un debate sobre estos métodos de mejora vegetal y cómo contribuirán al futuro de la agricultura sostenible”.

TE PODRÍA INTERESAR
  • ANECOOP: ‘El agua es vida’

  • Últimas noticias

    Newsletter fruittoday

    Cada miércoles en tu email las noticias más destacadas de la semana hortofrutícola