La golosina europea: récord de importaciones citrícolas

Naranjas y mandarinas

Casi 2.200.000 toneladas de cítricos de países terceros han entrado en Europa, una cifra que supone un incremento del 15,4 % respecto a la campaña pasada.

Este volumen se refiere a los meses comprendidos entre enero y octubre, por lo que la cifra puede ser ligeramente mayor.

El viejo continente actúa de imán, especialmente para las importaciones procedentes de Sudáfrica, que se consolida como el primer país exportador de cítricos hacia la U.E. gracias al acuerdo firmado en 2016 y que copa el 44% de las importaciones totales. Las 968.640 toneladas enviadas durante 2020 arrojan un aumento del 24% si se compara con la campaña precedente. Este incremento se da preferentemente en las mandarinas tardías, que han triplicado su superficie en el país africano en tan solo 10 años. Estas variedades tardías son las que se simultanean en los lineales de los supermercados europeos cuando empieza la campaña española de las tempranas.

En segunda posición en el ranking de importaciones destaca Egipto, con 334.354 toneladas enviadas, con un 16% más que en 2019. Por su parte, Turquía protagonista este pasado mes de enero por la detección de 57 materias fitosanitarias prohibidas en la U.E, pulverizó sus registros y creció un 49,5% en 2020, con un total de 190.294 toneladas. En la balanza contraria se encuentra Marruecos debido a su descenso de producción y Argentina a raíz de las 133 interceptaciones de plagas y enfermedades de cuarentena en sus importaciones.

Estas cifras provenientes de AVA-ASAJA, “suponen que las autoridades comunitarias deben replantear su diplomacia para recuperar mercados tan interesantes para los cítricos como Estados Unidos, aunque de momento la nueva administración Biden está dando largas para seguir manteniendo los aranceles del 25% a los cítricos españoles, o con el gigante ruso, que tras el rechazo europeo por la invasión de Crimea, mantiene su veto a las producciones hortofrutícolas occidentales desde 2014, y que de nuevo amenaza con una ruptura definitiva de relaciones con la U.E. por su apoyo al disidente Navalni.

Otra de las cuestiones que el sector citrícola español tiene siempre sobre la mesa es la desigualdad frente al tratamiento en frío de los cítricos sudafricanos, que si deben tenerlo en sus exportaciones hacia los USA, pero no hacia Europa. Todo ello, por no mencionar las plagas que el gigante africano ha introducido en Europa.

El desafío sudafricano al mundo

Sudáfrica es el segundo productor mundial de cítricos en fresco después de España. La potente industria sudafricana, bien organizada y con un objetivo muy focalizado en su profesionalización se ha convertido en un desafío en el estatus quo citrícola que ha existido durante el siglo XX.

Para gestionar este desafío productivo, el sector está teniendo muy en cuenta sus limitaciones en las infraestructuras del país en la logística y, por supuesto, en la investigación varietal.

Las proyecciones de la CGA (Citrus Growers Association) estiman que las exportaciones de cítricos desde país austral alcanzarán los 200 millones de cajas. Este volumen estará más focalizado en las variedades tardías de mandarinas, así como en las nuevas plantaciones de limón que se pondrán en marcha en los próximos 3 y 5 años. Estas estimaciones se basan en las ventas aportadas por los viveristas, que alcanzaron su punto máximo en 2017. En lo referente a los soft fruits, como se aprecia en el gráfico, han crecido sin cesar, aunque apuntando una ligera disminución desde 2019.

Estas proyecciones, evidentemente están sometidas a la toma de las decisiones que haga el propio sector en la actualidad, sobre todo en lo referente al reemplazo de los árboles más viejos.

En la categoría de soft fruits se espera llegar en la próxima década a 21 millones de cajas. Las mandarinas de maduración tardía serán las principales responsables del crecimiento de este segmento, que pasará de 18,7 millones de cajas al año a 37,1 en 2030.

Respecto a las naranjas Valencia y Navel su ritmo de crecimiento es constante. En Valencias, de los 55 millones de cajas de 2020 se puede llegar a los 70 millones en 2030 y en Navel, aunque con un despegue más lento, se alcanzarán 30 millones de cajas. Con la suma de ambas naranjas, resulta la nada desdeñable cifra de 100 millones de cajas que entrarán en los mercados, preferentemente el europeo, aunque desde la CGA también han puesto su punto de mira en los mercados asiáticos.

Limones y pomelos

Tras varias temporadas de decrecimiento, la producción actual de pomelos tiende a estabilizarse. Por su área de cultivo es una fruta especialmente expuesta a la sequía y otras inclemencias meteorológicas.

Con las nuevas plantaciones de limones, la intención sudafricana pasa por alcanzar en 2030 los 40 millones de cajas, con un ligero descenso a partir de esta fecha debido a la madurez de los árboles más antiguos.

Con todo, y a pesar de las circunstancias difíciles vividas a raíz de la pandemia, el objetivo de la patronal sudafricana pasa por “agrandar su espacio comercial en el mundo bajo la premisa de rentabilidad para todos los actores de la cadena.”

TE PODRÍA INTERESAR
  • ANECOOP: ‘El agua es vida’

  • Últimas noticias

    Newsletter fruittoday

    Cada miércoles en tu email las noticias más destacadas de la semana hortofrutícola