Nuevo impulso para el Espárrago de Huétor-Tájar

El cultivo de espárrago amparado bajo la IGP Espárrago de Huétor-Tájar no ha vivido sus mejores momentos en los últimos años, pero hoy se abren nuevas posibilidades.
El volumen de espárrago triguero ha ido bajando paulatinamente desde la creación de la propia IGP. Hoy en día su volumen sólo alcanza los 50.000 kilos.
Aunque su cultivo se remonta a la época romana, su escasa productividad, comparado con las variedades verdes híbridas, supuso durante años un abandono paulatino, al tiempo que el campo granadino se reconvertía hacia la especialización del espárrago verde, con vistas a la exportación europea.
Sin embargo, hoy a través de una de sus variedades, Asparragus Maritimus, desde la cooperativa granadina Cesurca, se pretende darle una nueva oportunidad.
Esta variedad es el resultado de diferentes cruces de poblaciones que pertenecen a la D.O. Se trata de un espárrago triguero amargo, que frente al verde-morado anterior cuenta con una alta productividad y gran adaptación a la zona amparada bajo este marchamo de calidad.
El consumidor confundido. “El principal problema al que nos enfrentamos es que el consumidor final cree que el espárrago triguero y el verde fino es lo mismo. Y esta confusión se agrava cuando hablamos de espárrago en fresco ya que en conserva y bajo la marca Los Monteros, el consumidor sí lo reconoce. De hecho, nosotros dimos un salto muy cuantitativo en conserva, pasando de los 400.000 euros a un 1.800.000, que con la crisis económica volvió a bajar y ahora hemos remontado hasta los 600.000 euros,” explica Antonio Francisco Zamora, presidente de Cesurca.
La problemática se amplifica cuando existen en el mercado operadores que etiquetan el espárrago verde fino como espárrago verde triguero. Además, “no siempre las grandes superficies garantizan la seguridad alimentaria de algunos espárragos que venden como trigueros y no lo son. La gran superficie debe tener la inquietud de conocer a sus proveedores.”
Diversificar. La cooperativa granadina Cesurca mantiene otras líneas de diversificación, como el cultivo de la calabaza, iniciado hace cuatro años y con el que se mantiene la rotación de los suelos. También la alcachofa está dentro de esta misma línea de negocio, tanto en fresco como para conserva.
El ciclo comercial de la entidad se cierra con la importación de espárragos procedentes tanto de Perú como de Méjico.

TE PODRÍA INTERESAR
  • ANECOOP: ‘El agua es vida’

  • Últimas noticias

    Newsletter fruittoday

    Cada miércoles en tu email las noticias más destacadas de la semana hortofrutícola