Onubafruit: más sabor en sus frambuesas

La firma onubense duplicará sus volúmenes de frambuesa Lagorai en esta campaña y apostará por formatos premium en algunos mercados.

Además, cambiará las fechas de producción de Imara y Kweli para optimizar sus propiedades organolépticas y visuales.

En los últimos años Onubafruit ha convertido los programas de I+D en el eje central de la empresa, con el objetivo de buscar materiales de máxima calidad para diferenciarse en el sector de los berries. Asimismo, existe una decidida apuesta por variedades exclusivas que le aportan una ventaja competitiva. Ejemplo de ello son las frambuesas Lagorai, Imara, Kweli y Vajolet, que han obtenido un gran éxito comercial desde su lanzamiento en 2014, y seguirán haciéndolo en esta nueva campaña, pero con novedades importantes.

En el caso de Lagorai, la superficie de cultivo se incrementará de forma notable y se duplicarán sus volúmenes de producción. El objetivo es “ir sustituyendo a la variedad predominante en esas fechas, Glen Lyon”, nos comentan desde la empresa. Entre las características de Lagorai destaca su sabor (que supera notablemente el de otras variedades del mercado), y la uniformidad de los frutos, tantos en forma como en tamaño, (mantiene un calibre grande durante todo el ciclo).

En el caso de Imara y Kweli, la novedad radica en el cambio de las fechas de producción, retrasándolas para que repunten en los meses de noviembre, diciembre y enero (antes se empezaba a recolectar a partir de octubre). Este cambio responde a una estrategia para buscar las fechas más propicias para el óptimo desarrollo de los frutos.

Para Vajolet, los volúmenes previstos se igualan al año pasado.

Una inversión constante. Siempre a la búsqueda de nuevas variedades, la firma andaluza tiene tres materiales en proceso de selección bastante prometedores (aún sin nombre), que actualmente están en proceso de ensayo y que si todo marcha bien pronto podrían sumarse a la actual gama.

A principios de año Onubafruit invirtió un millón de euros en una nueva finca de ocho hectáreas que recrea las condiciones reales de cultivo en suelo (en la finca ya tenían los ensayos que se realizaban con sistema hidropónico). De este modo, dan un paso más para mejorar su labor investigadora y conseguir los mejores resultados, optimizando sus recursos.

TE PODRÍA INTERESAR
  • ANECOOP: ‘El agua es vida’

  • Últimas noticias

    Newsletter fruittoday

    Cada miércoles en tu email las noticias más destacadas de la semana hortofrutícola