“Si Chile y Argentina focalizan su exportación a la UE el mercado se puede poner muy complicado”

La campaña nacional de tropicales concluye y da paso a la de contraestación. Analizamos la evolución del sector con una entrevista a Juan Antonio Reyes, gerente de una de las empresas de referencia, Reyes Gutiérrez.

La WAO prevé un aumento del consumo de aguacate del 5% hasta 2025. Con la Covid, parece que esta tendencia ha ido al alza, ¿lo habéis percibido así? ¿Qué previsiones de crecimiento tenéis?

En 2020 hemos tenido un crecimiento del 8,5% con respecto a 2019. Son varios años con crecimientos de más del 10%, pero ya en estos dos últimos, aunque el consumo ha crecido mucho, también es verdad que hay muchos más operadores en el sector. Como bien sabemos, la pandemia ha sacado nuestro lado más “chef” y nos hemos puesto a hacer muchas recetas que incluían aguacates con lo que ha ayudado a que veamos favorecida la tendencia al alza del consumo de aguacate.

Esta campaña de aguacate nacional termina con antelación respecto a otros años y con menos volumen. ¿Qué balance hacéis?

Este año ha habido menos fruta por la primavera irregular que tuvimos, unido a las altísimas temperaturas de principios de agosto con unos anormales +49ºC, que hizo que mucha fruta cayera al suelo, un 30-35% de mango y un 15-20% en cuanto al aguacate. Lógicamente el calendario se ha compactado y reducido. Normalmente nuestros programas llegan hasta primeros de mayo y, este año, para los primeros días de abril ya estábamos prácticamente terminados. En cuanto a los precios, la verdad que muy bien. En mango hemos estado de media alrededor de 1,50€/Kg y en aguacate alrededor de 3€ para Hass y 2€ para piel verde. Los productores están contentos.

¿Qué previsiones tenéis para la campaña de contraestación?

Se prevé una mayor cosecha en Sudáfrica y sobre todo en Perú, donde hablan de un crecimiento del 25%, aunque eso no quiere decir que llegue mucha más fruta a Europa. Perú se ha organizado muy bien, abriéndose a más mercados como su ya histórico y poco desarrollado USA, y sobre todo a Asia, con China y Japón como referencias, pero con más mercados en su portafolio. Además de sus vecinos mercados como Chile y Argentina que esperemos ayuden a regular y no presionar a Europa que, aunque crece a un muy buen ritmo del 5-10 % anual, no podría asimilar unas cantidades de más de 700/750 contenedores por semana entre todos los orígenes, durante varias semanas. Aunque está claro que, si focalizan sus exportaciones a Europa, el mercado se puede poner muy complicado.

Los Países Bajos están aumentando su volumen de importación de aguacate (en 2020 crecieron un 19%). ¿Qué efecto tiene sobre el mercado español de import-export? 

Los Países Bajos han sido siempre muy dinámicos en la compraventa de frutas. El aguacate y el mango se han convertido en commodity, han despertado la atención de importadores de otras frutas con lo que la importación ha aumentado. No olvidemos tampoco su maravillosa infraestructura en logística capilar, llegando a todos los rincones, lo que les ayuda a su crecimiento. Pero también es verdad que España ha crecido mucho en importación, estamos en un 16%, creo que el potencial de España como movilizador es mayor cada día.

Recientemente habéis renovado la imagen de vuestro packaging. ¿En qué consiste este cambio?

Hemos hecho una renovación de nuestra marca Casado y Casado Premium, cambiando su tipografía y colores y manteniendo la esencia original y clásica de Reyes Gutiérrez. También hemos sacado dos nuevas marcas, Casamaroc y Reyes Gutiérrez Premium, ambas con diseños totalmente adaptados al mercado actual, simples, originales y premium. La marca Palta continúa con su misma identidad y colores. Además, destacamos diferentes packagings 100% libres de plástico para garantizar la sostenibilidad del medio ambiente, algo con lo que estamos comprometidos desde el inicio.

TE PODRÍA INTERESAR
  • ANECOOP: ‘El agua es vida’

  • Últimas noticias

    Newsletter fruittoday

    Cada miércoles en tu email las noticias más destacadas de la semana hortofrutícola