Ya ha llegado la patata nueva de Málaga

Ibérica

Un año más, la patata nueva de Málaga llega a los lineales, eso sí, mediatizada por el estado de confinamiento que vive el país

Esta campaña la patata nueva de Málaga llega con un ligero retraso respecto a sus fechas habituales “porque la demanda de patata de conservación se multiplicó por tres en marzo y la prioridad, en una situación de emergencia, era dar servicio a los supermercados,” explica Pablo Jiménez, gerente de Ibérica de Patatas.

La compañía madrileña es la principal comercializadora de esta patata temprana. “Hemos tenido cierta afectación por las condiciones meteorológicas, que se han traducido en unos días de retraso en la cosecha, que estimamos en unos 500.000 kilos, frente a los 600.000 de la pasada campaña.”

El producto malagueño se caracteriza por una piel muy fina, que se levanta sin apenas resistencia, y al freírla su color es menos amarillo y mantiene una textura muy crujiente; unas características que la distinguen muy bien de la patata de conservación.

Ibérica de Patatas forma parte del grupo de empresas comprometidas en el proyecto Amandine, que vio la luz el año pasado en Fruit Attraction. El producto ya cuenta con presencia en más de media docena de supermercados españoles. “Amandine no ha llegado en el año adecuado porque ahora mismo se priorizan las patatas en formatos más grandes y Amandine sólo se presenta en kilo y medio. En cualquier caso, creo que cuando todo se resitúe, será una patata que dará que hablar.”

La firma continúa con un crecimiento de dos dígitos en su apuesta por la patata local y de temporada con `Patatas de Madrid´, con su marca Especial Castiza, avalada con la M de Producto Certificado de la Comunidad de Madrid. El producto madrileño está disponible desde finales de junio hasta octubre.

El cierre de la restauración y las colectividades ha tenido su impacto también en una compañía que dedica casi unos 7 millones de kilos a este segmento. “No lo hemos podido valorar, pero esperamos que el cierre de esta categoría quede compensado con la alta demanda de fresco que todavía sigue dándose.”

Ante la situación de incertidumbre que vive la sociedad y el futuro económico que vendrá, Jiménez asegura que “aunque la patata es uno de los perecederos que menos sufre en una crisis económica (en 2009 y 2010 hubo un repunte de consumo), lo ideal es que el consumidor la considere no solo como un producto básico, sino como esencial en su dieta.”

 

 

TE PODRÍA INTERESAR
  • ANECOOP: ‘El agua es vida’

  • Últimas noticias

    Newsletter fruittoday

    Cada miércoles en tu email las noticias más destacadas de la semana hortofrutícola