Buscar
Cerrar este cuadro de búsqueda.

Fitó: la genética que traspasa fronteras

La nueva campaña de Semillas Fitó trasciende la imagen habitual del sector para demostrar que ‘Mejorar la alimentación está en nuestros genes’.
semillas fito equipo fitotrón

Manos entrelazadas de diferentes edades, géneros y etnias con un estilo minimalista que evoca a las icónicas campañas del fotógrafo Oliviero Toscani para la famosa firma de moda italiana United Colors of Benetton. Así es la nueva campaña de Semillas Fitó. Visualmente atractiva, potente, moderna, inclusiva… Con ella, la empresa renueva su posicionamiento de marca y deja claro, en apenas un vistazo, su compromiso: ‘Mejorar la alimentación está en nuestros genes’.

Y es que no se trata de un mero eslogan. La empresa ha dedicado dos años a repensar los cimientos sobre los que se erige su día a día. Un proceso de reflexión interna que demuestra que no son una casa de semillas al uso y que queda plasmado de forma palpable en su nueva campaña.

En unas jornadas con prensa especializada en las que participó Fruit Today, Elisabet Fitó, directora de Asuntos Corporativos, e Israel Roca, director de Marketing y Ventas de Hortícolas, explicaron detalladamente el nuevo posicionamiento de marca global para la división de Hortícolas. Este replanteamiento, Mejorar la alimentación está en nuestros genes, surge del convencimiento del enorme impacto que tiene la semilla como primer eslabón de la cadena agroalimentaria, y de su responsabilidad como parte de la solución para mejorar la alimentación a nivel mundial afrontando retos globales como la salud, la sostenibilidad y la seguridad alimentaria.

Semillas Fitó desarrolla semillas de vegetales en un contexto que adolece de un exceso de proteína animal, aumenta la producción de las cosechas para reducir el hambre, incrementa la poscosecha como herramienta clave frente al desperdicio alimentario, y todo ello sin perder el foco en desarrollar productos con sabor, porque “la sostenibilidad no está reñida con el disfrute”. Esta labor se lleva a cabo desde la vocación, el compromiso y la cercanía con los productores: “queremos estar en la mente de nuestros clientes. Que si alguien piensa en hortícolas piense en Semillas Fitó”.

Para ello, el equipo de I+D trabaja en la obtención de variedades más productivas y resistentes, con una mayor uniformidad y poscosecha (para evitar el desperdicio).

Propósito, visión y valores

Semillas Fitó es una empresa familiar. Nació hace más de 140 años y a lo largo de este tiempo ha logrado forjarse un puesto destacado a nivel global con sus distintas divisiones de negocio: Hortícolas, Gran Cultivo, Áreas Verdes y Hobby.

Elisabet Fitó, directora de Asuntos Corporativos, explicó cómo ha ido evolucionado la empresa para adaptarse a las nuevas necesidades de la sociedad y del propio sector. En 2011 establecieron un propósito. “Nos preguntamos ¿qué nos motiva a levantarnos por la mañana? No se trata solo de vender”. Posteriormente, en 2021, iniciaron otro proceso de reflexión para renovar ese propósito y ahondar en su visión de la empresa y los valores que la mueven.

Su propósito es ‘Generar riqueza sostenible en toda la cadena agroalimentaria mediante la semilla, gracias a equipos realizados y comprometidos’. “Nos apasiona lo que hacemos. Nos fijamos retos y somos ágiles en proponer soluciones basándonos en nuestra experiencia y conocimiento”. Esa profesionalidad va acompañada de cercanía: “Somos una organización accesible. Generamos confianza con nuestros clientes, proveedores y compañeros de trabajo”. Ese último aspecto, el compañerismo y el trabajo en equipo, es clave: “Logramos nuestros objetivos de forma colaborativa y respetuosa. Buscamos siempre un clima de respeto, compromiso y ayuda mutua”.

Respecto a la Visión de la división de Hortícolas, la obtentora quiere “Ser el partner experto en semillas a nivel global en fruit vegetables & large seeds”.

Tecnología punta en I+D

Durante la visita a las instalaciones de Semillas Fitó, se dieron a conocer los últimos avances de la empresa en materia tecnológica.

La empresa es una de las obtentoras que más porcentaje destina en este sentido, rozando el 30% de su facturación anual. Dentro de este capítulo, en el último año ha realizado un desembolso de 2 millones de euros para llevar a cabo uno de sus avances más destacables, la puesta en marcha de 7 fitotrones que sitúan a la empresa en primera línea en lo que a vanguardia se refiere, y el desarrollo de un invernadero de alta tecnología.

La construcción de los 7 fitotrones y una nueva cámara de germinación y aclimatación suponen una ampliación de 450 metros cuadrados en las instalaciones de Cabrera de Mar, su principal centro de I+D en España. Mientras que el invernadero se ubica en sus instalaciones de Sant Andreu de Llavaneres.

Gracias a esta tecnología pueden acortar hasta 4 años el tiempo de desarrollo de nuevas variedades comerciales. La clave está en el amplio abanico de posibilidades de configuración de las mismas (temperatura, humedad, CO2, fotoperíodo, intensidad y composición espectral de la luz de un cultivo), todo ello, además, libre de virus y patógenos. “Nos permiten tener las plantas en condiciones ideales de cultivo durante los 12 meses del año”, explicaron Jordi Quilis, director de Biotech, y José Luis Couselo, Plant Science&Pathology Manager.

 

TE PODRÍA INTERESAR

Últimas noticias

Newsletter fruittoday

Cada miércoles en tu email las noticias más destacadas de la semana hortofrutícola