La exportación citrícola de Castellón cae un 8,5%

Así se desprende del informe de comercio exterior facilitado por Icex España Exportación e Inversiones relativo al acumulado hasta febrero (último periodo con datos disponibles), que arroja una caída del 8,5 por ciento en la exportación citrícola made in Castellón.
citricos recurso web

Los productores castellonenses vendieron al exterior por valor de 201,1 millones de en los dos primeros meses de 2022.

En el estudio consta que el 70 %, es decir, siete de los diez primeros clientes foráneos del cítricos de Castellón, comprimieron su demanda en el arranque de 2022. Analizando el comportamiento de cada mercado, vemos que Alemania, primer cliente sectorial, descendió sus importacionesun 1 %, comprando por casi 70 millones de euros; Francia, segundo cliente, compró un 9,6 % menos en tasa interanual, hasta alcanzar los 35,5 millones; Países Bajos, con 22,5 millones, compró un 3,5 por ciento menos; Reino Unido, con 10,4 millones hasta febrero, comprimió su demanda un 18,3 %; Polonia, con un 16,4 por ciento menos de ventas, importó 9,4 millones en cítricos de Castellón; Bélgica, cuyas compras cayeron hasta un 28,4 por ciento, importó por 9,3 millones; Italia compró casi un 25 por ciento más, por 7,5 millones; Suecia, con un aumento del 1,3 por ciento, importó 6,4 millones; Finlandia, con 5 millones de euros, registró una caída del 11 por ciento y Suiza, con casi 4 millones, aumentó su demanda un 4 por ciento.

Este escenario nada halagüeño se produce además sin casi poder valorar la impronta que la guerra ha dejado en el comercio citrícola, ya que cabe recordar que la invasión se produjo el 24 de febrero, por lo que será determinante conocer el dato de marzo en exportación para valorar las consecuencias. Las previsiones del sector no son positivas, a diferencia del escenario pandémico. Así, el secretario general de la Unió de Llauradors i Ramaders, Carles Peris, lamenta que «las cifras son negativas, todo lo que sea perder mercado nos afecta», al tiempo que reconoce cómo el cítrico no está siendo capaz de colocarse en mercados terceros, más allá de Europa. Y para más inri, el balance de la segunda parte de la campaña no está siendo el esperado, con gran cantidad de fruta aún por recolectar y precios a la baja.

«Estamos viendo cómo los precios en origen son más bajos de lo normal incluso en variedades premium», advierte Peris, situando en 0,60 céntimos el kilo en estas variedades.

Peris lamenta la «incertidumbre mundial» que sin duda afecta al sector sumada a la, a su juicio, «prioridad» que parece imperar a la hora de importar productos de otros países. El comportamiento negativo de las exportaciones citrícolas de Castellón «también está achacado a que cuando se desestabilizan mercados, la gente compra antes productos de primera necesidad antes que, en nuestro caso, fruta». Así, el clima de inestabilidad que tambalea la economía mundial está lastrando el consumo citrícola, ralentizado en contraste con la pandemia.

«En plena pandemia nos vimos reforzados, pero ahora el consumo ha bajado y, por tanto, la demanda», explica Peris, asegurando que esta situación afecta a todos los mercados productores de cítricos, excepto Marruecos, que sí parece estar creciendo. «Otros países como Turquía, Israel o Egipto tampoco han crecido en el mercado europeo. Hay una situación global de bajo consumo y baja demanda», señala el responsable de la Unió. Esta situación ha provocado que los productores se vean afectados por retrasos en la recolección de variedades como Valencia o Navelate, en el subsector de las naranjas, o mandarinas como Ortanique o Murcott, con precios bajos en origen. «Lo normal es que a estas alturas de la segunda campaña ya no quede fruta por recolectar o, como mucho, naranjas, pero no mandarinas. Es una muestra de cómo está de afectado el mercado», lamenta Peris.

Promoción exterior y regular acuerdos

Como ya venían reclamando en anteriores ocasiones, la Unió reivindica una mayor promoción del cítrico autóctono de cara al exterior, para crecer más allá de España y Europa. En este punto, Peris recuerda que es la Interprofesional Citrícola Española, Intercitrus, el organismo que tiene las competencias, pero lamenta que «lleva parado 10 años». «Desde la Unió pedimos al ministro de Agricultura que como ellos no son capaces de gestionar, que asuma su Ministerio el mando y les retire las competencias», subraya el secretario de la Unió.

Más allá de la «prioridad» que supone la promoción citrícola, desde la Unió instan a regular los acuerdos internacionales con otros países productores, ya que «si el precio de nuestro cítrico cae y coincide con que entran en la Unión Europea más productos, sobre todo, de Sudáfrica, se ejerce una presión de la que ya no nos podemos recuperar».

En este punto, para la Unió, en los cinco años que permanece vigente el acuerdo entre la UE y Sudáfrica «se constata como la producción y exportación» del país africano va a más, pero no así en el sector español y castellonense. «Las administraciones tienen que realizar estudios para ver cuando somos deficitarios y, a partir de ahí, actuar con medidas como aplicar más aranceles o disminuir ventanas de importación», considera Peris, señalando la posibilidad de que se permita la entrada libre de cítricos sudafricano hasta octubre, como antaño, y ya no hasta finales de noviembre.

Asimismo, se hacen necesarios «protocolos» claros y seguros de exportación a otros países como Canadá, China, Japón o la India. Mercados «con mucho potencial de consumo» pero en los que el mercado citrícola español todavía no es capaz de crecer, a juicio de la Unió.

Lo hemos leido en elmundo.es

TE PODRÍA INTERESAR
  • ANECOOP: ‘El agua es vida’

  • Últimas noticias

    Newsletter fruittoday

    Cada miércoles en tu email las noticias más destacadas de la semana hortofrutícola