La robótica llega a Giropoma Costa Brava

En primavera la firma catalana contará con la primera línea robotizada de confección.
giropoma

Aunque la robótica para la cosecha de fruta sigue dando pasos de gigante, todavía no se ha convertido en una realidad. Sin embargo, en las centrales de confección este aspecto está muy avanzado.

La cooperativa de Ullà (Girona) es una de las precursoras en dar este paso y el próximo mes de mayo instalará su primera línea robotizada, que estrenarán las Galas del mes de agosto.

Dentro de este desarrollo tecnológico que la compañía está llevando a cabo, destaca la inversión más reciente: la automatización de la máquina de bandejas. “Creemos que el único camino para crecer pasa por la automatización de todos los procesos,” señala Alex Creixel, director de la firma.

En el terreno productivo, la compañía se ha decantado por diversas variedades club, además de la ya conocida Pink Lady®. La variedad Joya® llegará el año que viene a un millón de kilos. La más reciente incorporación club ha sido Candine® de Frutaria, con una cosecha que este año ha alcanzado los 100.000 kilos.

Candine® significa una gran apuesta porque es muy parecida a la Fuji, pero sin los problemas agronómicos que ésta representa. Es una variedad resistente al moteado y a nivel gustativo es muy dulce.

Respecto al desarrollo de la campaña, Creixell explica que “la distribución organizada ha aceptado una ligera subida de precios, pero no llega a compensar el fuerte aumento de costes que hemos tenido.”

En términos de mercado, el ejecutivo asegura que este año la exportación tendrá menor peso en el cómputo general de la empresa y estas estimaciones pasan por un 10% del volumen global, que han sido unos 29 millones de kilos. Las ventas fuera del mercado nacional tienen como destino el Golfo Pérsico, Israel, Inglaterra y el hemisferio sur.

En términos de sostenibilidad, el control biológico del 100% de sus fincas es una realidad para la capsa y la grafolita desde hace varios años. Todo ello, completado con un sistema de riego que minimiza el gasto de agua por árbol. Y dentro de la central, la confección del producto con materiales alternativos al plástico toma cada día más fuerza. “Se trata de una demanda social y, por supuesto, de la gran distribución y estos cambios los hemos de aceptar si deseamos caminar hacia un mundo más sostenible. Además, hay determinadas manzanas como la Pink Lady® o el producto ecológico, que no admiten otro tipo de envase,” remarca Creixell.

TE PODRÍA INTERESAR
  • ANECOOP: ‘El agua es vida’

  • Últimas noticias

    Newsletter fruittoday

    Cada miércoles en tu email las noticias más destacadas de la semana hortofrutícola