Packaging repetuoso como motor de cambio

HACIENDASBIO caja manzanas biovivo

Artículo de opinión de Silvia Llamas, Business Development Manager de HaciendasBio y Biovivo.

La actual sociedad de consumo genera una infinidad de residuos que dañan el planeta a través de la enorme cantidad de envases que se utilizan. Uno de los mayores retos al que nos enfrentamos es a la producción y acumulación de desechos, pero al mismo tiempo no podemos concebir el día a día sin envases. Todo ello se suma a una clara tendencia de mercado: cada vez más los consumidores compran de manera responsable y reclaman a las empresas una producción que preserve el medio ambiente. Los usuarios valoran que los procesos industriales sean lo más respetuosos posibles con el entorno hasta el punto de influir en su decisión de compra. Es necesario un cambio de paradigma y que las compañías nos impliquemos al 100% con un compromiso real que englobe toda la trazabilidad del producto y desemboque en el packaging.

Las empresas agroecológicas tenemos el deber de liderar acciones destinadas a preservar el medioambiente, entre ellas la lucha contra un elemento tan peligroso para la sociedad y que amenaza miles de especies y ecosistemas como es el plástico. Un material que actualmente se utiliza para fabricar y envolver infinidad de los productos que consumimos y que genera una cantidad de residuos incalculables que llegan al mar y están matando a más de un millón de aves marinas y unos 100.000 mamíferos y tortugas marinas cada año. Frente a este escenario, es primordial la pedagogía como motor de cambio, ya que este material se utiliza porque es fácil, versátil, barato de fabricar y porque dura mucho tiempo, pero es el principal aliado de la contaminación. Es un elemento de bajo precio y por eso nos deshacemos rápidamente de él, pero presenta una gran dificultad para descomponerse siendo perdurable en el medio ambiente durante largos periodos de tiempo.

Es indispensable que todas las compañías del sector ecológico estemos alineadas y trabajemos en una misma dirección. Con Biovivo, la marca de HaciendasBio para el mercado nacional, conseguimos un hito muy importante en 2017: presentamos un packaging completamente innovador, pionero en el mercado, ecológico y 0% plástico. Este gran logro da respuesta a una de las principales tendencias en el mercado: que toda la cadena de suministro sea sostenible. En los últimos meses nuestra idea ha sido replicada por otras empresas ecológicas que empiezan a presentar envases similares lo cual, es un gran paso para cuidar el planeta donde vivimos, de hecho, ya es una realidad en otros países de la Unión Europea. No nos sentimos en absoluto amenazados, todo lo contrario, se está haciendo de nuestro proyecto una fortaleza para el sector. La inversión de más de 60.000 euros que HaciendasBio llevó a cabo liderando y desarrollando este tipo de formatos ha generado una mayor concienciación empresarial.

Los envases ecológicos son mucho más naturales y respetuosos con el medio ambiente que los de plástico, algo que también los consumidores perciben cada vez más. Es importante que los diferentes formatos estén perfectamente adaptados a los diferentes tamaños, ya que las frutas y las verduras no son todas iguales. Los materiales más utilizados para este cometido son bolsas de cartón, cajas de cartón y mallas de tela. También es necesaria una mejora constante de la presentación de los productos, crear packaging con cierres multiuso y envases que den más visibilidad al producto.

No es conveniente vender los alimentos ecológicos a granel por el riesgo de contaminación de químicos al entrar en contacto con otros productos cultivados a través de agricultura convencional. Hay que empaquetar la fruta y la verdura para cumplir con la normativa que fija que los alimentos ecológicos deben ir perfectamente sellados para evitar contacto con alimentos cultivados con químicos. Teniendo en cuenta este aspecto, para una marca orgánica la mejor carta de presentación es contar con un packaging completamente ligado a los valores que el sector ecológico lleva implícitos.

Otro aspecto importante y que marca tendencia es definir muy bien el origen de los productos en el envase final. Este es un tema cada vez más requerido por los consumidores que buscan alimentos de temporada y saber qué comen en cada momento. Es primordial que la fruta y la verdura recolectada se etiquete y se clasifique indicando aspectos que la definen como el nombre, la variedad, el origen, el lote, la categoría o el calibre. En la mejora del etiquetado de los productos deberíamos ir un paso más allá y los paquetes y las bolsas de plástico deberían mostrar algún tipo de advertencia alertando sobre los peligros de la contaminación plástica. De esta forma fomentaríamos en mayor medida el consumo de productos responsables en su totalidad y primarían los materiales reciclables en las cestas de la compra de los hogares españoles.

Desde HaciendasBio y Biovivo creemos que es primordial que las empresas agroecológicas, organizaciones, entidades y consumidores tengamos el mismo compromiso hacia la sostenibilidad del planeta. Es completamente necesario ir de la mano y aunar esfuerzos para preservar el medio ambiente y acabar con uno de sus principales enemigos: el plástico.

TE PODRÍA INTERESAR
  • ANECOOP: ‘El agua es vida’

  • Últimas noticias

    Newsletter fruittoday

    Cada miércoles en tu email las noticias más destacadas de la semana hortofrutícola