Control biológico en la hoja de ruta

cirilo arnandis

La constante y definitiva retirada por parte de Bruselas de agroquímicos utilizados para el cultivo del kaki, pone al cultivo biológico en el punto de mira.

Algunas de las cooperativas pertenecientes a la D.O. Kaki Ribera del Xúquer ya están inmersas en la consecución de insectarios propios para atajar el ascendente problema de plagas, que no cuentan con un químico que les haga frente. Fruit Today habló con Cirilo Arnandis, presidente de la entidad.

¿Cuál es la hoja de ruta para combatir las plagas que hoy en día acechan al kaki?

Primero, debemos ser conscientes de que los productos que se han retirado no los volveremos a tener y lo que podamos hacer o no viene establecido desde Bruselas. Desde la D.O. trabajamos con el IVIA y la Universidad Politécnica de Valencia en busca de nuevas soluciones. Debido a la falta de productos es el momento de replantearnos estrategias de control biológico y confusión sexual.

En este sentido, algunas cooperativas estamos apostando por contar con insectarios propios para la cría de depredadores para el cotonet. Lo grave es que Europa ha retirado un producto y no tiene otro sustituto para hacer frente a la situación. Esto realmente es inadmisible.

¿Bajo qué parámetros se inicia la campaña de la D.O. Ribera del Xúquer?

Será a todas luces una campaña atípica con una tendencia generalizada a la estabilización del cultivo, que puede permitir la recuperación de precios para el agricultor. Las lluvias de primavera, que duraron casi dos semanas, han traído muchas complicaciones de humedad en los árboles con la mycosphaerella nawae. Los encharcamientos favorecieron la aparición de esta plaga, que además no pudo ser combatida como se requería por el confinamiento o por la falta de medios de algunos agricultores. Todo ello supuso una caída de fruta importante desde mitad de agosto a mitad de septiembre. A esto hay que sumar el pedrisco de principios de octubre que ha supuesto otra pérdida que sumar.

Es importante resaltar que en esta campaña hemos aumentado la superficie geográfica adscrita a la D.O, con poblaciones limítrofes a la comarca de La Ribera, lo que nos dará un fuerte impulso en los años venideros.

¿Me comenta de qué volúmenes hablamos?

La producción nacional este año ronda los 300.000 millones de kilos, una cifra alejada de lo que en principio estaba previsto, que eran casi los 400.000 millones de kilos. Respecto a la D.O. el año pasado se produjeron 140 millones de kilos, de los que se comercializaron 110.000 millones. Las previsiones que barajamos de comercialización son alrededor de un 6% menos que la temporada pasada. La gran ventaja es que creemos que será una campaña que permitirá rentabilizar el trabajo de los agricultores. La merma será importante, pero con capacidad suficiente para atender todos los programas.

Estamos asistiendo a una falta de productividad constante para los agricultores y por tanto también arranques. ¿Cuál será el futuro del kaki?

La producción se va a estabilizar en los próximos años. Hemos pasado de tener un producto de calidad que se hacía casi sin tratamientos a tener plagas provenientes de otros cultivos como el cotonet y la mosca. Ello supone unos tratamientos muy caros. En cualquier caso, sigue siendo una fruta desconocida para muchos consumidores, incluidos los españoles. Por eso desde la D.O. seguiremos apostando por este producto.

¿De qué presupuesto se dispone este año?

Contamos con 1.800.000 euros para promoción que, como es habitual, extenderemos por Alemania, Francia, Reino Unido, Emiratos Árabes y puntualmente en algunos otros países. Y por supuesto, también en España, que es nuestro principal consumidor. Los socios, que aportan 0,012 céntimos por kilo producido, nos permiten seguir mostrando al mundo la calidad de este producto.

¿Cree que hubiera sido muy diferente el boom del kaki sin esos 30 millones de euros que se han gastado desde un principio?

Por supuesto. Sin promoción no hay consumo y hace una década el producto era un desconocido en la forma que hoy lo consumimos.

¿Qué líneas de trabajo y publicidad tiene marcada la D.O. para este año? ¿Qué podría ocurrir en el Reino Unido?

A pesar de que la producción es más baja de lo esperado, no podemos dejar de lado el trabajo para la apertura de nuevos mercados ni la focalización de acciones en ellos porque se trata de procesos lentos. No pondremos proyectos nuevos de base, pero no abandonaremos los que ya hemos iniciado en Emiratos Arabos o Canadá.

En el Reino Unido, un país que tardó en sumarse al consumo de kaki, las ventas para este año están aseguradas. Y creo que encontraremos una solución porque no es que nosotros queramos vender allí, es que ellos también lo quieren como clientes.

TE PODRÍA INTERESAR
  • ANECOOP: ‘El agua es vida’

  • Últimas noticias

    Newsletter fruittoday

    Cada miércoles en tu email las noticias más destacadas de la semana hortofrutícola