El granizo golpea la producción extremeña

ciruela

Una fuerte tormenta de granizo el pasado 12 de abril sorprendió a los agricultores de Extremadura.

La comarca de la Vega Alta, y en particular, la localidad de Entrerríos ha sido especialmente afectada.

En otros municipios como Valdivia y Zurbarán, la tormenta también llegó en un momento en el que el campo trabajaba en las tareas de entresaque de la fruta de hueso. La incidencia de los destrozos ha sido desigual, siendo la nectarina y la ciruela las que han recibido la peor parte, y en menor medida el melocotón y el albaricoque.

Los efectos del pedrisco se unen a la presión e incertidumbre que se vive por la crisis sanitaria mundial, y que hace prever una campaña de grandes retos; todo ello en un contexto en el que la fruta de hueso debe reestructurar su oferta. Solo en el año en curso se calcula que se han arrancado más de 3.000 hectáreas de frutales en Extremadura.

De momento, las empresas deben de hacer frente a problemas derivados de la emergencia sanitaria: escasez en la mano de obra, encarecimiento del transporte de los jornaleros y aumento de los costes de producción dentro de la central, debido a la alternancia de turnos y separación de los trabajadores, como medidas de profilaxis contra la COVID-19.

TE PODRÍA INTERESAR
  • ANECOOP: ‘El agua es vida’

  • Últimas noticias

    Newsletter fruittoday

    Cada miércoles en tu email las noticias más destacadas de la semana hortofrutícola