El mes de la incertidumbre

Imprevisible es todo lo que puede pasar en esta semana de feria. Lo único previsible y seguro es que Fruit Attraction, una vez más, se celebrará con éxito

A partir de aquí, incluso estas palabras pueden quedar rotas porque todo cambie.

Tendremos que mirar el twitter cada mañana antes de lavarnos la cara por si Mr. Trump ha decidido que los cítricos, los ajos, las cerezas o la fruta de hueso (además del vino, el aceite y el queso) paguen por sus finanzas con Boing.

Y en pocas semanas conoceremos quienes llevarán cartera de Ministro en un nuevo Gobierno; si se llega a algún pacto.

Mientras tanto, y para conseguir votos, mezclaremos churras con merinas: Pedro Sánchez dice que bajará el número de peonadas en el campo extremeño y andaluz para paliar el efecto de los aranceles sobre los productos españoles que Trump impondrá. Seguiremos en una España cada vez más subsidiada con la miseria de las peonadas, un problema que ningún gobierno se atreve a abordar de frente. ¡Olé! ¿Qué tendrá que ver esto con los aranceles de Trump? Que me lo expliquen. ¿Votos, quizás?

Fepex quita hierro al asunto de los aranceles americanos y las organizaciones agrarias lo magnifican. Cada uno a lo suyo.

El mundo anda revuelto y a golpes de tweets se gestiona la economía. El director general de la NBA, Darly Morey, da su apoyo a las protestas en Hong Kong, y China toma nota de ello: cancela dos partidos amistosos, suspende la retransmisión de la pretemporada en la CCTV (Televisión Central de China) y muchos contratos y millones de dólares se quedan en el aire. Guerras comerciales que pasan de virtuales a reales.

Por si fuera poco, en unos días tendremos la resolución final del Brexit. ¿Está España preparada para el Brexit? Existen unos Planes de Contingencia, pero la práctica no es la teoría.

Todo se mezcla con todo: la aeronáutica con la agricultura, las opiniones particulares de un jefe de la NBA con los contratos millonarios entre China y EEUU, las peonadas de un jornalero con votos y aranceles. No es que vivamos en un mundo globalizado es que vivimos en un ovillo de lana, que si tiras de él cada vez se enreda más.

Por si fuera poco, y esto ya no entra en el terreno de la especulación, desde el FMI se alerta de que la escalada proteccionista lastrará a toda una generación. La recién estrenada directora, la búlgura Georgieva, ha mandado unos cuantos mensajes de mucho calado, como que las tensiones comerciales restarán al crecimiento global 700.000 millones de dólares, una cantidad igual al PIB de Suiza.

Y menos mal que vivimos y trabajamos por y para el sector agroalimentario, fuerte como él solo y necesario donde los haya, pero que desgraciadamente no se verá exento de ningún escenario: proteccionismo que empobrece, pérdida de confianza, caída de los mercados, etc.

Salimos de la anterior crisis y esperamos tener la suficiente fortaleza para afrontar los nuevos retos.

TE PODRÍA INTERESAR
  • ANECOOP: ‘El agua es vida’

  • Últimas noticias

    Newsletter fruittoday

    Cada miércoles en tu email las noticias más destacadas de la semana hortofrutícola