IGP Poma de Girona estudia los proyectos europeos

Llorenç

Los productores de la IGP Poma de Girona muestran su optimismo por los diferentes proyectos de la Agenda 2030 europea y estudian su incorporación.

 Durante esta década, las 3 empresas que forman la IGP Poma de Girona (Giropoma, Fructícola de l’Empordà y Girona Fruits) centrarán sus objetivos en la nueva política que Europa ha puesto sobre la mesa en materia de alimentación y medioambiente, la conocida como ‘De la granja a la mesa’, que implica una reducción de insumos en los procesos productivos y una transición hacia una mayor superficie ecológica de los cultivos.

“Desde nuestra limitada zona de producción, todos estos principios no nos resultan ajenos. De hecho, podemos decir que están dentro de nuestro ADN como productores porque llevamos implementando medidas de sostenibilidad desde hace muchos años,” explica el presidente de IGP Poma de Girona, Llorenç Frigola.

En este sentido, el directivo explica “seguimos planificando una profunda renovación de variedades y portainjertos con el fin de producir, aún si cabe, con menos insumos.”

Las nuevas variedades del programa HCBP “Hot Climate Breeding Program” son un claro ejemplo de estos principios ya que al estar mejor adaptadas al clima actual de la zona (veranos más cálidos e inviernos más suaves), permitirán a los productores bajar aún más la intensidad de uso de los diferentes inputs.

“Los sistemas de formación y producción de los nuevos árboles permiten un menor consumo de gasoil, es decir, estamos en línea con la descarbonización que Europa preconiza. Además, necesitarán una menor cantidad de agua y otros insumos”, añade Frigola.

“Reduciremos la huella medioambiental en cuanto a producción se refiere, pero esto no debe ser el único objetivo, ya que, como defensores del medio rural, apostamos por el territorio y por la rentabilidad de sus producciones, pero no tiene sentido, que desde el lado productivo nos esforcemos en estos cumplimientos, si luego importamos grandes volúmenes de manzanas del exterior que significan una liberación gratuita de CO2 durante su transporte.”

“El consumidor debe tener ciertos principios a la hora de elegir un producto en el lineal, como ya se hace en otros países. Esto no quiere decir que no se puedan comprar frutas y hortalizas foráneas, pero que no se convierta en la normalidad. Y este principio, también deben tenerlo también los propios responsables de compra de los supermercados en su elección de proveedores.”

Biodiversidad 2030

Respecto a la estrategia Biodiversidad 2030, basada en los cumplimientos de los ODS (Objetivos de Desarrollo Sostenible) de Naciones Unidas, por los que se enfatiza en la protección y en el incremento de superficies ecosistémicas, Frigola remarcó que las producciones de la IGP Poma de Girona han tenido desde siempre muy en cuenta su valor geográfico en la conservación de los diferentes ecosistemas, “porque se llevan a cabo muy cerca de dos importantes parques naturales y próximas al mar, en un territorio con un alto valor ecosistémico, donde favorecemos la protección del suelo.”

En líneas generales, “los proyectos europeos pueden resultar muy beneficiosos tanto para la transferencia interna de conocimientos en el sector como en el arraigo de nuestros productores al entorno, que redundaría en mejoras sociales para toda la cadena, desde la producción al consumo”

TE PODRÍA INTERESAR
  • ANECOOP: ‘El agua es vida’

  • Últimas noticias

    Newsletter fruittoday

    Cada miércoles en tu email las noticias más destacadas de la semana hortofrutícola