“Nuestra gama pretende cubrir todo el periodo productivo”

Cubrir todo el periodo productivo con un albaricoque de calidad y de fácil manejo agronómico es el objetivo de Escande.
Acompañados por Virginie Hocquet, Fruit Today tuvo ocasión de visitar la finca experimental de la firma francesa Escande en Perpiñán.
La finca posee unas condiciones climáticas bastante adversas, está situada a 10 metros sobre el nivel del mar, con un suelo bastante salino y pocas horas de frío (350-400) “Si los híbridos seleccionados se adaptan aquí, estamos convencidos que se adaptan a cualquier otro lugar,” explica la técnica agrónoma de la compañía.
En unas 30 hectáreas dedicadas en exclusividad a la investigación agronómica sobre albaricoque, la firma francesa posee más de 30.000 híbridos en observación. El objetivo, después de haber sido estudiados en esta área de plantación, será cultivarlos en diferentes climas y suelos de Europa para comprobar la respuesta del árbol (porte, vigor, producción, etc.).
El propósito final es el de conseguir una gama muy uniforme de carne naranja, frutos redondos, de calibre doble o triple A, árboles de vigor medio de fácil manejo y que requieran poco aclareo.
La experimentación más inmediata se sitúa entre dos segmentos diferenciados, por un lado, las variedades autofértiles más tempranas que la variedad Banzai, y por otro, un segmento de variedades tardías que se situarían después de Kioto.
El segmento tardío es el que mantiene mayor competencia, y por ello desde la compañía se considera, que “estas variedades deben tener muy alta calidad.” Todas ellas son autofértiles, redondas, con intenso color y gran calidad gustativa. Posteriores a Kioto y Ninja, se encuentran Mistral, Sirocco, Diablo y Calima.
Mistral es, sin duda, una de las más solicitadas y que mejor comportamiento presenta. Con una producción casi toda en ramillete de mayo, se aclarea la fruta que está en las ramas superiores y se mantiene la que está en zig-zag para obtener un doble o triple A de calibre.
Las mejoras en albaricoque son más complicadas que en otras variedades de hueso y al menos hacen falta seis años para obtener el primer fruto. “Sin duda, poco a poco, estamos consiguiendo tener una línea de albaricoques que logran cubrir todos los periodos en los que antes había una fruta de poco sabor,” explica Benoit Escande, ejecutivo de la compañía.

TE PODRÍA INTERESAR
  • ANECOOP: ‘El agua es vida’

  • Últimas noticias

    Newsletter fruittoday

    Cada miércoles en tu email las noticias más destacadas de la semana hortofrutícola