Preocupación por el devenir de la campaña

fruta hueso arbol

La preocupación y la zozobra se ciernen en un sector, el de la fruta de hueso, que no ve resultados medianamente aceptables desde 2014. La gran incógnita: los mercados europeos.

El desarrollo de esta campaña será clave para la supervivencia de un grupo de operadores que subsisten bajo mínimos y que financieramente están acosados.

A esta difícil coyuntura se le suman los problemas ocasionados por el estado de alerta y confinamiento que lleva a cabo más de un tercio de la humanidad.

Un sector que tiene en la exportación, principalmente hacia Europa, su baluarte más importante, y que en estas circunstancias tiene que hacer frente a un problema logístico de ralentización y subida de costes por la escasez de retornos desde el centro de Europa (los bienes industriales que deben llegar al sur no se fabrican), así como a un problema de reordenamiento de la mano de obra, que debido al cierre de fronteras, este año contará con trabajadores locales y parados (ambos grupos sin especialización ni experiencia) y con los temporeros que ya se encuentran en el país y que podrán moverse entre las diferentes comunidades autónomas, tal y como ha especificado el gobierno español.

A pesar de las adversas circunstancias, el sector muestra una importante resiliencia y no pierde la esperanza de que, en unas circunstancias tan excepcionales, algún resorte no previsto todavía, le dé alas y la campaña transcurra de manera medianamente moderada.

Producciones

Andalucía registrará una significativa reducción de sus volúmenes, que pasan de 49 millones de kilos a unos 40 en una campaña que ha venido adelantada sobre fechas normales casi 2 semanas. El grueso de la recolección andaluza se hará en la segunda quincena del mes de mayo y, para entonces y según indican fuentes de Asociafruit, en la provincia de Huelva puede, a pesar de las medidas adoptadas por el Ejecutivo central, faltar casi la mitad del personal necesario para recolectar la producción. En Sevilla también se puede registrar una escasez de jornaleros que llegaría hasta el 35%.

La región de Murcia comienza con cantidades significativas de fruta en torno al 25 de abril y prevé una cosecha de paraguayo de unas 90.000 toneladas, entre 70.000 y 80.000 de nectarina, 30.000 de melocotón rojo y unas 30.000 de albaricoque, cuya superficie plantada ha vuelto a descender de nuevo.

En Extremadura, y según datos de Afruex, la producción, que también venía adelantada, se ha visto normalizada por el frío de las últimas semanas. Se esperan unos volúmenes dentro de la normalidad, aunque marcados por una situación donde se han arrancado casi 2.000 hectáreas de ciruela.

En las comunidades con producciones más tardías, como Aragón, La Rioja y Cataluña, todavía resulta temprano realizar previsiones, ya que el grueso de la producción tiene lugar a partir de junio. La patronal Afrucat estima que la campaña de cereza se iniciará hacia finales de abril en la Ribera del Ebro, en Tarragona y en la zona más precoz de Lleida. Mientras tanto, se llevan a cabo las tareas de aclareo para melocotón y nectarina.

La exportación española de fruta de hueso en 2019 ascendió a 1,04 millones de toneladas, un 9,4 % más que en 2018 y unos 1.086 millones de euros, una cifra de facturación que es un 1,5 % menor que en la anterior campaña, según datos de Fepex.

TE PODRÍA INTERESAR
  • ANECOOP: ‘El agua es vida’

  • Últimas noticias

    Newsletter fruittoday

    Cada miércoles en tu email las noticias más destacadas de la semana hortofrutícola