Recuperando los sabores de antaño para los nuevos consumidores

Sabor, frescura, aroma, salud… Jimbofresh somos un grupo de agricultores apasionados por el cultivo tradicional y con un objetivo común; recuperar sensaciones de antaño, cuando cada fruta tenía el sabor que aún recordamos; queremos devolver a los nuevos consumidores el sabor original del melón.

Los nuevos consumidores son cada vez más exigentes a la hora de hacer la compra. Compran a diario y para ellos la apariencia del producto es algo secundario. Lo que prima por encima de todo es el sabor. Estos nuevos consumidores son los jóvenes “millennials”.

Son ellos quienes demandan un producto de alta calidad organoléptica que al mismo tiempo satisfaga otras de sus aspiraciones vitales: que sea un producto saludable, con una confección atractiva, y además que esté producido por una empresa con buenas las prácticas sociales, comprometida con la protección del medio ambiente y que practique un comercio honesto.

Por esta razón, en Jimbofresh apostamos decididamente por el cultivo de variedades tradicionales de melón que son fácilmente reconocibles por su aroma y su carne de textura suave y jugosa, pero sobre todo por su sabor. A cambio de estas magníficas cualidades, estas variedades requieren de un esfuerzo y atención superior al resto durante su producción y deben ser recolectadas con mayor frecuencia, justo en su punto óptimo de maduración.

Durante el cultivo de estas variedades cuidamos cada mínimo detalle, desde la selección de la semilla hasta su presentación final al consumidor. Para ello hemos desarrollado nuestra propia filosofía de trabajo, que implica una total dedicación, mimo y cuidado exquisito por el producto.

Todo nuestro género es de producción propia y se cultiva en las mejores tierras. El Campo de Cartagena es un lugar de ensueño para el cultivo del melón debido a la gran fertilidad de los campos y a un clima idóneo. Estas razones han hecho de él una zona de gran tradición melonera cuyos orígenes se remontan a principios del siglo XX.

Es aquí donde se encuentran los mejores agricultores, aquellos que han mantenido generación tras generación el secreto del cultivo de las variedades tradicionales siguiendo métodos de producción sostenibles y respetuosos con el bienestar de los trabajadores.

Nuestra filosofía sigue siendo la misma que nos inculcaron nuestros antepasados: devolverle al consumidor los sabores que anhela, esa sensación, casi perdida, del sabor intenso de la fruta y la verdura, aquel sabor del que hablan nuestros mayores con nostalgia.

VARIEDADES TRADICIONALES VS LARGA VIDA:

Recolección

Las variedades tradicionales deben ser cosechadas con mayor frecuencia justo en su punto óptimo de maduración.

Rendimiento

Las variedades tradicionales producen un menor rendimiento debido a lo artesanal de su producción.

Aroma

Las variedades tradicionales son muy aromáticas ya que son altamente climatéricas ofreciendo al consumidor unas sensaciones inolvidables.

Sabor

Cuando el cliente final compra un melón tradicional es su sabor los que recuerda y le hace repetir.

 Confianza

Las variedades tradicionales en el momento de la recolección han adquirido un punto óptimo de aroma y sabor, con lo que el cliente final confía en poder degustar un “melón que sabe a melón”.

TE PODRÍA INTERESAR
  • ANECOOP: ‘El agua es vida’

  • Últimas noticias

    Newsletter fruittoday

    Cada miércoles en tu email las noticias más destacadas de la semana hortofrutícola