Soluciones grandes y ‘mini’ para todas las zonas

La casa de semillas HM.CLAUSE aporta valor a la campaña de melón con sus nuevos materiales de Piel de Sapo y Galia.

HM.CLAUSE afronta la nueva campaña de melón con la promoción de las nuevas incorporaciones a la gama que presentó en su Melon & Watermelon Event en julio. Materiales entre los que destaca el nuevo mini Piel de Sapo HMC 46 4851 para Murcia y Castilla-La Mancha. Se trata de una variedad que aúna el sabor y el característico aroma de este melón tradicional, con una textura fundente y un formato de calibre pequeño ideal para exportación. A nivel externo, la única diferencia con sus ‘hermanos mayores’ es el tamaño, presentando frutos que destacan por su uniformidad.

Para Almería, la casa de semillas está en pleno desarrollo de una nueva línea de Galias con alta resistencia a oídio y pulgón (gen VAT). La primera variedad, CLX MLQ01 F1, se lanzará próximamente en fase precomercial y sigue la senda de calidad interna y externa de Mistral F1 y Terral F1, con la ventaja de que añade más garantías al agricultor vía resistencias. Un plus que la convierte en idónea para cultivos ecológicos.

También para Almería, sigue creciendo Brisa F1, líder en el segmento por su calidad en larga vida, alta producción y fácil manejo. Y en Piel de Sapo no hay que olvidar a su “incombustible” Valverde F1, que ha cumplido 15 años como referente entre marquistas por calidad, uniformidad, sabor y textura.

Para aire libre, además del mencionado mini HMC 46 4851, HM.CLAUSE tiene dos Piel de Sapo para Murcia y La Mancha.

El primero, Valkiria F1, se presentó el verano pasado y se ha popularizado rápidamente en producciones tempranas de Murcia por sus buenos resultados a nivel de calidad y rendimiento. Con un calibre de 3-3,5 kg permite la comercialización en cadenas y marquistas. A nivel agronómico, la variedad es muy resistente, ya que incluye resistencia a oídio y gen Vat para pulgón.

Para el campo manchego, Valeriano F1 destaca por su plasticidad, ya que se adapta a todo tipo de terrenos manteniendo el nivel de rendimiento en distintas zonas. A ello contribuye la rusticidad de la planta, con un buen sistema radicular y buen nivel de resistencias, principalmente IR a oídio y pulgón. Los frutos, de 3,5-3,8 kg, son uniformes, con un escriturado longitudinal atractivo, y mantienen el aroma y sabor del melón más tradicional.

 

TE PODRÍA INTERESAR
  • ANECOOP: ‘El agua es vida’

  • Últimas noticias

    Newsletter fruittoday

    Cada miércoles en tu email las noticias más destacadas de la semana hortofrutícola