Buscar
Cerrar este cuadro de búsqueda.

Cómo prevenir los brotes de Tuta en tomate en primavera

Proporcionar alimentación extra a Nesi durante el invierno es el secreto para hacer frente a la aparición de Tuta cuando llega el calor
Nesidiocoris tenuis Koppert

Durante el invierno, con menos horas de luz solar y temperaturas más bajas, se ralentiza el ciclo vital del chinche depredador Nesidiocoris tenuis, el principal enemigo natural de la plaga de Tuta absoluta en tomate. El frío y la falta de Tuta para alimentarse disminuyen la capacidad reproductora de Nesidiocoris tenuis, hay menos puestas de huevos y las ninfas recién nacidas tardarán en eclosionar hasta dos meses. 

Todo esto provoca que, al comienzo de la primavera, el cultivo de tomate no esté suficientemente protegido contra los primeros brotes de Tuta que surgirán con la llegada de las buenas temperaturas, ya que la población de Nesidiocoris será insuficiente para hacer frente a la aparición de la plaga. Para corregir esta situación, es necesario procurar una buena cantidad de puestas de huevos de Nesidiocoris durante el invierno. 

La alimentación extra de Nesidiocoris es la mejor estrategia para paliar los efectos del frío y asegurarse de que la capacidad reproductiva de este enemigo natural no disminuye durante el invierno. Para conseguir este objetivo, Koppert recomienda llevar a cabo un programa de alimentación con Entofood (huevos de la polilla Ephestia kuehniella aplicados sobre las plantas de tomate). Entofood Koppert

Aumenta la fertilidad 

Hay que concentrar las sueltas de Entofood® en las zonas más tiernas y donde más luz recibe la planta porque son los lugares que  Nesidiocoris prefiere para vivir. De esta forma, el enemigo natural de la Tuta recibe un alimento muy nutritivo, pura proteína. Está demostrado que Entofood® aumenta la fertilidad de las hembras. Por tanto, con esta alimentación extra se consigue aumentar el número de puestas de huevos y, de cara a la primavera, la población de Nesidiocoris será mucho mayor. 

Koppert recomienda completar la estrategia preventiva de control biológico de Tuta en tomate con placas negras Horiver, colocadas preferentemente cerca del suelo, para capturar ejemplares adultos. También es recomendable sembrar plantas de Lobularia marítima, comercializadas por Koppert, para fomentar la presencia espontánea de Necremnus tutae, una avispa parasitoide de las larvas de Tuta.  

Esta estrategia preventiva para contrarrestar la aparición de los primeros brotes de Tuta en primavera debe tener en cuenta la fecha en que se vayan a cortar cabezas en el cultivo de tomate, por lo que se recomienda contar siempre con el asesoramiento del departamento técnico de Koppert para garantizar los mejores resultados. 

TE PODRÍA INTERESAR

Últimas noticias

Newsletter fruittoday

Cada miércoles en tu email las noticias más destacadas de la semana hortofrutícola