“Creemos en lo que hacemos y eso marca la diferencia”

Camposeven es una compañía pionera en su modelo de negocio, orientado hacia la producción ecológica, la alimentación saludable y la sostenibilidad medioambiental

España lidera este tipo de producción y sigue creciendo a un ritmo anual de dos dígitos. “Es un hecho de vital importancia para nuestro país, pero también abre una serie de incógnitas porque hay operadores que, si entran en el negocio, lo hacen sólo por una cuestión económica y no por convencimiento personal” manifiesta Adolfo García, gerente de la compañía.

La firma de San Pedro del Pinatar lleva más de una década dedicada a la agricultura ecológica y biodinámica. Uno de sus socios, David Samper, fue de los primeros agricultores de España que apostó por este método de producción sostenible.

“Es cierto que el cultivo ecológico mantiene unas exigencias nada sencillas, pero nuestro objetivo final es la salud de las personas. Cuando el consumidor compra un producto Camposeven, se garantiza al 100% de que ha adquirido un producto sano. Y no es sólo porque cumplamos todos los requisitos inherentes a este tipo de cultivo”.

“Todos los que conformamos Camposeven, tanto empleados como socios, llevamos impreso en nuestro ADN la firme convicción de que existe un modo de vida más acorde con la naturaleza y estamos convencidos de que, además, podemos vivir de ello.”

Una de las señas de identidad de la compañía es su amplia oferta tanto en hortalizas como en fruta, a la que este año se incorporará la categoría de frutos secos, con plantaciones de almendros.

Los productos de Camposeven están bien implantados en los mercados del norte de Europa, con Alemania y Suiza a la cabeza, seguidas de Francia e Inglaterra; pero a partir de este año el objetivo es volcarse también en el mercado interior.

En este sentido, la compañía ya ha abierto diferentes líneas de trabajo con algunos colegios del entorno a los que sirven sus frutas y hortalizas, y realizan una labor de concienciación entre los más jóvenes para que comiencen a apreciar el producto ecológico.

Por otro lado, el ejecutivo recalca que “hay que conocer que el rendimiento por metro cuadrado es bastante más bajo que en un producto convencional y, por tanto, una fruta o verdura ecológica es un poco más cara, pero no porque el agricultor se esté enriqueciendo”

Incluso yendo más allá, García explica que el consumidor debe hacer una pequeña reflexión sobre este asunto ya que “si multiplicamos la fruta y verdura que consumimos en un mes por la diferencia de precio con el producto convencional, la diferencia es irrisoria, teniendo en cuenta que nuestra salud no tiene precio.”

De otra parte, la venta online bajo la insignia ecológica “Freshvana” sigue consolidando su trayectoria.

 

TE PODRÍA INTERESAR
  • ANECOOP: ‘El agua es vida’

  • Últimas noticias

    Newsletter fruittoday

    Cada miércoles en tu email las noticias más destacadas de la semana hortofrutícola