“Seguiremos realizando exportaciones a larga distancia”

Carlos Nemesio

En una campaña marcada por la incidencia del cotonet y una producción que cae sobre 2 dígitos, Anecoop mantendrá sus compromisos fuera de las fronteras europeas.

¿Cómo son los primeros síntomas de campaña para Anecoop?

La campaña viene retrasada y en Anecoop comenzamos las primeras recolecciones en la semana 38 con fruta que ya tenía unos calibres adecuados.

De momento vivimos bajo una cierta incertidumbre por la extensión del cotonet, pero será a partir del 15 de noviembre cuando veamos la incidencia real de la plaga y esto marcará cual será el aprovechamiento real de la producción.

Desde luego los productores de kaki están pagando caro la prohibición del metil clorpirifos

Sí, lo están pagando porque no existen tratamientos alternativos que den resultados eficaces. Son bastante más caros y se deben realizar de manera más frecuente. El resultado es un menor rendimiento por metro cuadrado y una producción más cara.

Con estos costes productivos tanto en campo como en almacén, ¿cree que la distribución va a responder a esta situación?

La primera cuestión que hay que plantearse es que veremos una bajada de la oferta muy importante. Cuando hablamos de 2 dígitos de merma, quiere decir que el volumen se va a notar. La producción española de kaki está muy concentrada en unos meses y cuando hay un fallo de oferta, se nota. La distribución deberá responder no solo a los aumentos de costes sino a la existencia de una menor producción.

Si la oferta es reducida, ¿estamos preparados para dar servicio a países lejanos?

Anecoop continuará realizando exportaciones a larga distancia porque no debemos, ni podemos fallar a nuestros clientes. Los controles fitosanitarios en destino nos obligan a llevar un producto libre de plagas. En cualquier caso, hay suficiente fruta ya que hay parcelas en las que la incidencia del cotonet es nula. En Anecoop siempre pensamos a largo plazo, y cuantos más mercados abramos, mejor situados estaremos para el futuro. Está absolutamente descartado que sólo vendamos en el mercado español o europeo. Seguiremos trabajando en Oriente Próximo, Lejano, Norteamérica, Brasil y, en menor proporción, en otros mercados.

¿Queda lejos la ilusión que representó el kaki hace una década? (Me refiero a que los resultados de las últimas campañas, por un motivo u otro, han sido relativamente mediocres)

Evidentemente sí, creo que está complicado mantener esta ilusión. La cuestión clave en este cultivo es la variedad. Solo contamos con una, el Rojo Brillante, con una cosecha natural entre los meses de noviembre y diciembre, que todas las empresas del sector

estiramos entre septiembre y febrero. Esto supone que una sola variedad soporta todos los tratamientos, todas las plagas. Si tuviéramos más variedades ayudaría en situaciones como la actual.

¿Alargar la campaña todavía es una quimera o realmente se avanza?

Existen un montón de variedades en el mundo, sobre todo de origen asiático, pero el proceso de hacer cruces entre ellas y conseguir un material que sea igual que el Rojo Brillante en productividad y calidad es muy difícil y lento. La investigación continúa. Una vez visto que las técnicas postcosecha que conocemos en otros productos tienen una capacidad limitada para extender la campaña por detrás, lo ideal sería buscar una variedad que pudiéramos recolectar en enero o febrero, pero siempre con calidad.

Existen variedades extra-tempranas que no tienen la calidad del Rojo Brillante, y en este sentido adelantar la campaña es muy arriesgado.

¿Vamos a sufrir una oleada de arranques masivos de árboles?

Probablemente sí. Estos arranques, no obstante, ya empezaron en torno a 2017. De hecho, la venta de material vegetal para plantar se paró en seco. El agricultor necesita alternativas y estamos observando un viaje de ida y vuelta: del cítrico al kaki y del kaki al cítrico.

Aunque los resultados en las últimas campañas han sido flojos, para el sector cooperativo han sido mejores que para el comercio privado. En este sentido, nuestros agricultores han hecho todos los tratamientos que tocaba. La incidencia de plagas fuera del sector cooperativo es mayor. En Anecoop nuestra reducción podría alcanzar el 25%, mientras que fuera del entorno de las cooperativas este porcentaje aparentemente va a ser muy superior.

TE PODRÍA INTERESAR
  • ANECOOP: ‘El agua es vida’

  • Últimas noticias

    Newsletter fruittoday

    Cada miércoles en tu email las noticias más destacadas de la semana hortofrutícola