Buscar
Cerrar este cuadro de búsqueda.

Frutas Torero suma 53 nuevas hectáreas

La firma de Abarán arranca temporada con 53 nuevas hectáreas repartidas entre frutas de hueso y uva.
frutas torero antonio caballero

De éstas, 23 se reparten entre nectarinas, melocotones y paraguayos y las otras 30 pertenecen a nuevas variedades de uva, entre las que figura la negra Arra 32 y la blanca Arra 30, además de Sweet Glove y Alison.

La compañía lleva a cabo una fuerte e importante transformación, tanto en campo como en almacén. “El año pasado dimos el salto a una nueva central, la cual hemos destinado exclusivamente, por ahora, a la confección de fruta de hueso y este año nuestra apuesta está más ligada a las producciones,” explica su gerente Antonio Caballero.

Respecto al desarrollo de la actual campaña de hueso, el ejecutivo explica que “creíamos que la temporada iba a comenzar con un retraso de dos semanas, sin embargo, el buen tiempo de estos últimos días, nos hace ver que solo nos demoraremos una semana sobre la campaña anterior. De hecho, vamos a empezar con pequeños volúmenes la semana 16”.

Con todo y con ello, la climatología ya ha presentado su cara menos amable y ha provocado unas pérdidas del 30% en albaricoque en la zona de Cieza, Abarán y Archena. “Primero tuvimos un frío más intenso del habitual y a mediados de marzo unas temperaturas que superaron los 30 grados y que provocaron la caída de la flor de los albaricoques. También hubo pequeños daños en nectarinas, pero nada significantes comparados con las primeras estimaciones de pérdidas en albaricoque.”

Las expectativas de campaña parecen positivas. “Tenemos la impresión de que el mercado europeo está ávido de fruta de hueso española. La pena es que nos hemos dado cuenta demasiado tarde que los procesos de arranque de fruta extra temprana que llevamos a cabo hace unos 8 años, posiblemente, se hicieron en exceso y no se repuso un volumen suficiente, por lo que ahora puede haber más demanda que oferta durante esas semanas”, arguye el directivo.

El motivo de aquellos arranques tuvo dos pilares: en Europa hacía mal tiempo y en Murcia demasiado calor y la fruta se quedaba en los almacenes durante varias semanas. “Además, las coberturas de los seguros lo ponían y lo siguen poniendo cada día más difícil, y si hay un siniestro un año, al año siguiente te aseguran un tercio de la cosecha. Aquella fruta temprana estaba en zonas de heladas y todo ello desembocó en arranques excesivos,” finaliza Caballero.

TE PODRÍA INTERESAR

Últimas noticias

Newsletter fruittoday

Cada miércoles en tu email las noticias más destacadas de la semana hortofrutícola