Buscar
Cerrar este cuadro de búsqueda.

Nada frena al aguacate

En 2030 la producción mundial de aguacate alcanzará los 12 mill. de toneladas y la demanda sigue al alza. El gran reto es aumentar los volúmenes, pero no hay muchas zonas adecuadas.
aguacate-engorda

Todo el mundo quiere comer aguacates. Solo en EE.UU. el consumo creció por encima del 100% entre 2010 y 2020, según un estudio de Rabobank, y la evolución de las ventas sigue aumentando. Según la Organización de las Naciones Unidas para la Alimentación y la Agricultura (FAO), a finales de esta década EE.UU. copará el 40% de la importación mundial de aguacate, seguida de Europa 31%) y, cada vez más, de destinos como Australia, China y otros países asiáticos y Oriente Medio.

No cabe duda de que uno de los retos más importantes del sector pasa por aumentar la producción. El problema es que a nivel global las zonas que disponen de un clima adecuado para este cultivo no son tantas. Y, este año en concreto, la oferta se ha visto mermada en distintos orígenes como consecuencia de eventos climáticos (el fenómeno de La Niña en Perú, la escasez hídrica en España…) y otros factores coyunturales que repercuten en la producción y comercialización, como la escasez y aumento de precio de los fertilizantes debido a la invasión rusa en Ucrania o los disturbios en Perú.

El mapa global del aguacate muestra un aumento de la oferta a nivel mundial, con nuevos actores como Australia y Nueva Zelanda. Las previsiones indican que en 2030 la producción mundial triplicará la de 2010 alcanzando los 12 millones de toneladas.

Según el informe ‘Mercado internacional del aguacate. Oportunidades, desafíos, oferta, demanda y tendencias’, elaborado por Rabo Finance, Sudamérica se ha convertido en el segundo proveedor de aguacates más importante después de México.

grafico aguacate

Con una producción superior a los 2,4 millones de toneladas en 2021, México es el principal productor y exportador de aguacate del mundo, copando el 48% de las ventas (un 5% menos que en 2020). Actualmente el aguacate mexicano se consume en 51 países y su destino principal es EE.UU., con 1,28 mill. de toneladas y un valor de 2. 473 millones de dólares.

En 2022, el aguacate fue el tercer producto en valor para la exportación mexicana con 3.188 millones de dólares, según datos de la Secretaría de Agricultura y Desarrollo Rural (SADER) del Gobierno de México recabados hasta noviembre. Solo superaron al aguacate la cerveza, con 5.585 millones de dólares, y el tequila y mezcal, con 3.982 millones de dólares.

Por detrás de México, Perú ostenta el 22% de las ventas mundiales y es el primer productor sudamericano. El 58% de sus volúmenes se envían a Europa, más 300.000 toneladas en 2021, suministrados a lo largo de los 12 meses, con el grueso entre mayo y septiembre.

El resto de la producción andina se destina a Estados Unidos (18%), otros países de Latinoamérica (13%) y Asia (10%).

El gran tamaño de sus plantaciones y la apuesta por ampliar su ventana comercial están generando nuevas oportunidades para el sector peruano, que explora nuevos mercados.

En Sudamérica, el segundo productor en importancia tras Perú es Colombia, que exporta el 94% de su producción a Europa y ha experimentado un fuerte crecimiento en los últimos 5 años que llevan a pensar que podría a ostentar el segundo lugar en poco tiempo. Para ello tiene que mejorar uno de sus puntos flacos, la complicada logística interna.

Por su parte, Chile, con una industria madura, exporta el 68% a Europa, el 17% a otros países de Latinoamérica, un 8% a Asia y un 6% a Estados Unidos. Entre las barreras de la industria chilena están los problemas de sequía y el menor rendimiento, que derivan en un bajo crecimiento respecto a otros orígenes.

China, el gigante ‘dormido’

En Asia existe oferta local y actualmente la mayor demanda de aguacate se sitúa en Japón (con predominio de aguacate mexicano) y Corea. China aún no ha despertado un ‘hambre’ notable por este producto, pero va ampliando la demanda. En 2021, pese a las restricciones por la COVID, importó más de 41.000 toneladas. Una cifra cercana a las 44.000 t de 2018. El perfil del consumidor es mayoritariamente femenino, menores de 35 años y residentes en ciudades de primer nivel.

Según un informe de la USDA, Perú se mantiene como principal proveedor de China con 26.000 t en 2021 y el 64% de los aguacates importados, seguido de México y Chile, de donde importaron unas 13.400 t. Mientras que otros países (por ejemplo, Nueva Zelanda, Colombia, Filipinas, Estados Unidos) se consideran nuevos apoyos. El último en introducirse ha sido Kenia, que logró el acceso al mercado chino desde el pasado 1 de junio. Kenia es el mayor productor de aguacate en África con 84.000 t de aguacates exportados al mundo en 2021. “Los comerciantes creen que Kenia podría convertirse en una fuente de aguacate fresco muy competitiva si la calidad de la fruta es buena y el precio razonable. En unas pruebas realizadas el pasado verano a Shanghái, su fruta llegó en mejores condiciones que la peruana y a un 15% menos de precio”, destaca el informe de la USDA.

El consumo de aguacates en China está fuertemente influenciado por los importadores y minoristas, que juegan un papel importante en la compra, distribución y comercialización. Los aguacates importados gozan de una buena reputación en China desde hace una década. La clave del éxito en ese mercado está en mantener un control de calidad superior, suministros constantes y precios razonables.

Mr. Avocado, joint venture de Mission Produce, Pagoda Fruit Stores y el distribuidor Lantao International, es el único remitente/receptor en China con una marca de varios países productores. Goza de un gran éxito en la comercialización de aguacates frescos importados y listos para comer en China, principalmente a través de su red de distribución minorista de alta gama, y copa una quinta parte de la cuota de mercado total de aguacates en China.

En el caso de la marca Mr. Avocado, los packaging van en cajas transparentes de 2, 4 o 6 piezas, dependiendo de las preferencias del consumidor de cada zona. El tamaño más popular es de 180 gramos por pieza, mientras que 220 gramos por pieza se considera una fruta grande. El paquete minorista más popular es de dos piezas (160 g cada una) a 2,90 dólares por pack. Además de los productos de marca, los distribuidores también manejan aguacates sin marca y, a menudo, los envasan en sus propias instalaciones.

Además del aumento de los aguacates importados, crece también la producción nacional de Hass, que dio comienzo hace 6 años en Yunnan (la mayor área de producción de aguacate en China con 4.000 hectáreas cultivadas de finales septiembre a principios de marzo) y se espera que pise el acelerador. En Hainan, Guangxi y Guangdong se cultivan algunas variedades locales.

Se prevé que la producción china de aguacate fresco alcance las 20.000 toneladas en los próximos cinco años, aunque aún está en los albores, tiene margen de mejora y está limitada por la disponibilidad de terrenos adecuados para el cultivo, con disponibilidad de recursos hídricos y asequibles. Los costes de producción, especialmente de la tierra y de la mano de obra, están aumentando, señala el informe. En Yunnan, el cultivo de aguacate cuesta de media entre 25.380 -30,000 dólares por hectárea.

Una larga historia

El aguacate es hoy uno de frutos más apreciados, tanto como ingrediente culinario como para base de productos de belleza. También conocido como palta (quechua), cura, avocado (inglés) o abacate (portugués), ha multiplicado su popularidad gracias a sus propiedades nutricionales, altamente benéficas para la salud.

Su origen data de hace más de 10 mil años, de acuerdo con vestigios encontrados en una cueva de Coxcatlán, Puebla, donde se detectaron restos de la especie Persea americana Mill. Sin embargo, su crecimiento a nivel global se remonta a solo un par de décadas atrás y ha tenido su ‘explosión’ gracias a las redes sociales.

En España, el consumo de esta fruta subtropical era muy residual hasta hace unos años, aunque la primera mención al aguacate en nuestro país aparece en 1842 en el Diccionario de Agricultura y Economía, donde se hace referencia a que en 1572 ya había aguacates en la costa levantina de Valencia y Alicante.

En el libro ‘Historia del Aguacate Español’ de Julián Diaz Robledo, se señala que la primera caja con aguacate de la Península “de gran valor comercial puesta a la venta en nuestro país, fue en octubre del año 1960”. Procedía del Rancho California (Vega del Río Verde) en Almuñécar y costó 120 pesetas/kg.

Redes sociales y consumo aspiracional

En Latinoamérica el aguacate es un básico de la cesta de la compra. En otros mercados, como el español, ha llegado hace relativamente poco, pero lejos de ser una tendencia o moda pasajera, ha demostrado sobradamente que llegó a nuestras mesas para quedarse.

Como asegura el nutricionista y tecnólogo alimentario Aitor Sánchez en el vídeo Tendencias en nutrición para el 2023 de su canal de Youtube ‘Mi Dieta Cojea’, “el aguacate consiguió ponerse de moda con todo en contra. Nada podía predecir que iba a tener este éxito en un contexto como el nuestro. En España no formaba parte de nuestra gastronomía, no había recetas de referencia típicas. Luego sí que las ha habido importadas como el guacamole, que ha tenido un crecimiento muy alto en los últimos 5 años. Además, es una fruta que no tiene la comodidad de uso de otras como puede ser una mandarina, y se utiliza más como un ingrediente (de otros platos)”. Otras barreras son su precio y el desconocimiento. “Es más caro que otros productos y hay que saber manejarlo, aprender cuándo está en su punto. A pesar de todo ello, el aguacate consiguió ponerse de moda”. Según Aitor Sánchez, buena parte de ese boom reside en el “bombardeo en redes sociales” de contenido de tipo “aspiracional” ligado al aguacate.

TE PODRÍA INTERESAR

Últimas noticias

Newsletter fruittoday

Cada miércoles en tu email las noticias más destacadas de la semana hortofrutícola