“El consumidor actual busca ajo de residuo 0”

Peregrin One Garlic ofrece un producto de calidad para el consumidor del siglo XXI

El sector del ajo no está tan profesionalizado como el de otros productos. Al ser residual, no existe una gran investigación sobre sus enfermedades, por lo que hay que controlar muy bien la rotación del terreno para conseguir una buena calidad y, de forma paralela, hacerlo con el menor número de fitosanitarios posible. “El consumidor actual busca el producto lo menos tratado posible, prácticamente de residuo 0”, explican Diego Mª Martínez, adjunto dirección de Peregrin One Garlic, y Víctor López, director de producción.

Su empresa, de origen familiar, comenzó su andadura hace 13 años en Pulpí (Almería) y tiene una delegación en Córdoba. Con una media de edad de 35 años y “muchas ganas de trabajar”, se definen como  productores, manipuladores y comercializadores, y controlan al máximo cada una de las fases para asegurar sus estándares. “Trabajamos con algunos agricultores a los que les facilitamos la semilla, así nos aseguramos de que todos los ajos que pasan por nuestro almacén tengan la misma calidad”. En total disponen de 300 ha de superficie en las que producen todas las variedades de ajo (morado, spring blanco y violeta), y desde hace dos años también cuentan con 20 ha de spring blanco bio.

Todas las fincas en las que trabajan se ubican siempre alrededor de sus instalaciones para realizar un seguimiento pormenorizado y reducir los costes de transporte, un factor determinante en la campaña pasada. “Los problemas de calidad por la lluvia y el calor en España repercutieron en los precios, y respecto a 2016/17 las cotizaciones se redujeron a la mitad. Si antes se vendió a 3 €/kilo, ahora se vende a 1,50 o 1,60”. Hay que recordar que en 2016 se registraron precios récord ya que China redujo su producción, por lo que el sector vendió a máximos de 3,40/kg.

El inicio de esta campaña ha estado marcado “por las lluvias y el miedo a China porque ha plantado más. La suerte que tenemos es que la gente no quiere nada de China, porque se ha mentalizado de que no es bueno”. Para diferenciar de forma clara el origen, en Peregrin One Garlic optan por señalizar el packaging con símbolos/banderas que refrendan las garantías sanitarias de la UE.

TE PODRÍA INTERESAR
  • ANECOOP: ‘El agua es vida’

  • Últimas noticias

    Newsletter fruittoday

    Cada miércoles en tu email las noticias más destacadas de la semana hortofrutícola