“La carestía de fletes afecta a la demanda de algunos países”

Mulder

La subida de fletes marítimos tiene una importante repercusión para los operadores globales de una mercancía como la cebolla, que significa grandes volúmenes.

La firma holandesa, Mulder Onions, habló con Fruit Today sobre éste y otros temas relacionados con el final de la campaña en Europa.

¿Cuál ha sido la afectación que sufrió Mulder cuando el canal de la restauración estuvo cerrado y, además había problemas logísticos en todo el mundo y cierre de fronteras?

Principalmente nos afectó en nuestras ventas al Reino Unido porque es un punto de demanda muy fuerte en el canal de la restauración. Afortunadamente, la mayoría de nuestra oferta se concentra hacia los mercados tradicionales y supermercados, por lo que la afectación general a la empresa no fue grave. La crisis sanitaria supuso inconvenientes para todo el mundo, pero al mismo tiempo se desencadenaron oportunidades comerciales de nuevos países, como Ucrania, que permanecían desabastecidos.

La logística marítima ha aumentado sus fletes de manera considerable y todavía no funciona con absoluta normalidad. ¿Cómo afronta la firma esta situación?

Es un asunto contra el que no podemos luchar. Tenemos que calcularlo en el precio. Es una cuestión de aceptación por parte de los clientes. Nos afecta a todos por igual y evidentemente se nota en la demanda de determinados países: algunos no piden producto y otros piden mucho menos.

¿Qué supone el mercado español para Mulder?

Siempre lo hemos considerado un mercado importante ya que la nueva cosecha española empieza antes que la nuestra. Los calibres 100+ son muy demandados por nuestros clientes en el Reino Unido y el calibre mediano 75/90 en buttis tiene gran demanda en Alemania.

¿En qué niveles de stock se encuentra Holanda y, en general, Mulder con su cosecha de cebolla?

Contamos con poco stock porque estamos al final de la temporada. La cosecha de 2019 está toda vendida. Dentro de un par de semanas vamos a empezar con la cosecha nueva, con la variedad temprana que solo comercializamos en Europa. Más adelante tendremos cebolla de larga vida para abastecer durante todo el año, hasta la próxima nueva cosecha.

¿Bajo qué parámetros se han desarrollado las importaciones del hemisferio sur durante los últimos meses?

Se ha notado un aprovisionamiento mayor desde España durante el mes de abril debido al retraso de la nueva cosecha, pero en general los volúmenes han resultado parecidos a los años anteriores, sin muchos cambios. Ha sido destacable la importación de cebolla nuevas procedentes de Nueva Zelanda hacia España con el objeto de cubrir el hueco entre la vieja cosecha española y la nueva.

En el sector del ajo, ¿las exportaciones chinas disminuyeron? ¿Cuál ha sido la repercusión?

En Mulder tenemos una demanda de clientes muy fieles de países africanos que piden ajo chino y lo hacemos directamente desde China. Las cantidades de ajo español también han sido notorias y hemos llegado por primera vez a las islas Mauricio, donde había bastante escasez de producto.

 

TE PODRÍA INTERESAR
  • ANECOOP: ‘El agua es vida’

  • Últimas noticias

    Newsletter fruittoday

    Cada miércoles en tu email las noticias más destacadas de la semana hortofrutícola