Buscar
Cerrar este cuadro de búsqueda.

Europa asiste a un rápido cambio varietal

Las primeras cerezas, las extratempranas, no cuentan con las mejores características para los mercados y el sector se ha puesto manos a la obra en mejora varietal .
cherries

La temporada de la cereza con unas primeras frutas extratempranas cuyas características, en muchos casos, no tienen la calidad esperada para un mercado cada vez más volátil en consumo y precios, estimula la búsqueda de variedades con una mejor adaptación a las nuevas necesidades comerciales.

“Las variedades tempranas cultivadas hasta ahora tienden a ser más blandas y menos productivas, perdiendo ventaja competitiva”. Además, hay que recordar que cada día se valora más que el producto pueda llegar lo más lejos posible, señalan desde Viveros Mariano Soria.

Resulta imprescindible que la fruta pueda soportar todos los procesos por los que pasa un producto tan delicado, desde la cosecha manual o la selección, al hidrocooling y el transporte, antes de llegar a los consumidores. En este sentido, Luis Elías, ejecutivo de la firma viverista argumenta que “Europa asiste a un salto cualitativo muy importante en el cambio de calidad de las cerezas”. Y es, precisamente, en el segmento extratemprano y temprano donde se están sustituyendo, con cierta celeridad, la gran mayoría de las variedades tradicionales ya que la diferencia de calidad con los nuevos desarrollos es más que evidente”.

En esta transformación resulta muy importante valorar las características de la zona de producción y el periodo temporal en el que se puede trabajar, dado que la campaña de la cereza está muy acotada en el tiempo y elegir la variedad correcta es un factor importante para la rentabilidad de la explotación.

En este sentido, desde Viveros Mariano Soria apuestan por la línea de variedades Royal, que se distinguen especialmente por la calidad del fruto. En el segmento de la cereza temprana en el que se encuentran las variedades más tradicionales Burlat, Early Biggy o Early Lory, las variedades Royal representan un cambio de calidad de fruto muy grande”.

Royal Bailey, es una variedad que, aunque no es autofértil, tiene grandes producciones y la fruta presenta un calibre superior a 30-32 mm sin necesidad de hacer grandes manejos técnicos. Por su parte, Royal Hermion, es un poco más temprana, ya que produce fruta unos 7-8 días antes que Royal Bailey, cuenta con un color muy oscuro y tiene una dureza por encima de los 80-85 durofel.

La precocidad es una característica muy valorada desde el sector productor porque, en el caso de las cerezas, una fruta con una mínima competencia de oferta de contraestación y cuyo consumo no está influenciado por factores como la temperatura, es sinónimo de una mayor rentabilidad. Por ello, en zonas como Aragón, ya hay producciones en invernadero que consiguen una significativa ventaja de mercado respecto al resto de la campaña española.

En este aspecto, Royal Bailey y Royal Hermion son aptas para su cultivo en invernadero, aunque, al no ser autofértiles exigen un manejo más específico. También para las zonas con pocas horas de frío como las comarcas alicantinas, donde las variedades tradicionales han fallado durante varias campañas, la línea Royal cuenta con Royal Tioga, que se desarrolla muy bien con solo 250 horas frío, o Royal Hazel que, aunque no es autofértil, puede hacer una cereza de gran calibre.

Y fuera del segmento temprano, la compañía cuenta con la variedad Royal Helen, que mantiene una buena producción en fincas altas.

TE PODRÍA INTERESAR

Últimas noticias

Newsletter fruittoday

Cada miércoles en tu email las noticias más destacadas de la semana hortofrutícola