Buscar
Cerrar este cuadro de búsqueda.

Colofón a una pésima campaña

naranjas

La huelga de transporte y dos semanas de lluvia en la Comunidad Valenciana hacen mella en una muy tocada campaña de cítricos

Todavía sin evaluar las pérdidas en el momento de publicar este artículo, éstas se prevén cuantiosas por las dos semanas ininterrumpidas de lluvia en la Comunidad Valenciana, donde diversas localidades de la provincia de Castellón han registrado precipitaciones históricas.

A esta circunstancia se une la huelga de transporte que lleva camino de cumplir otras dos semanas de protestas, con cortes y piquetes en las carreteras. Los retrasos en la llegada de la mercancía procedente de Andalucía, para ser confeccionada en las centrales de Castellón y Valencia han provocado serias distorsiones en la cadena de suministro, no solo dentro del mercado nacional sino también en la mercancía con destino a centro Europa.

Ambas circunstancias han producido una concatenación de problemas que van desde la acumulación de fruta en el campo, en las cámaras frigoríficas (en algunos almacenes hay stock y otros están vacíos) y el retraso de las entregas en destino, con especial incidencia en los envíos fuera de nuestras fronteras.

Por otro lado, la producción que aún quedaba en los árboles se ha visto seriamente afectada tanto por el viento, que provocó importantes pérdidas por la caída de la fruta, como por la intensa lluvia, que en algunas localidades llegaron a récords históricos. Las cámaras de muchas centrales permanecieron vacías durante días por la imposibilidad de recolectar.

Según diversas fuentes del sector, muchas centrales han sufrido rotura de sus stocks y se han visto impotentes a la hora de satisfacer los pedidos programados.

“Cuando esta caótica situación acabe, lo más urgente pasa por evaluar el estado de la fruta en el campo y no recolectar inmediatamente, aunque surja presión en la demanda, ya que lo más probable es que la calidad de la fruta no sea la más adecuada por la humedad. Si no se hace así, vendrán una avalancha de reclamaciones”, explican fuentes del sector.

Ante esta situación de emergencia en unos productos perecederos como las frutas y hortalizas, Fepex ha pedido un refuerzo de los corredores mínimos por carretera. El 94% de las frutas y hortalizas que se exportan en el mes de marzo (entre 1,2 y 1,3 millones de toneladas) utilizan el transporte por carretera.

Y mientras tanto, España va perdiendo puestos como proveedor de los mercados europeos, tal y como confirman las cifras del  último informe de Seguimiento reforzado de las importaciones de cítricos de la UE que acaba de difundir el Ministerio de Agricultura, Pesca y Alimentación (MAPA) con los datos totales de las entradas comunitarias durante el pasado ejercicio.

La UE ha incrementado un 8% sus compras en los primeros cuatro meses de la actual campaña (septiembre-diciembre) con 718.008 toneladas.

El principal proveedor exterior de cítricos de la UE es Sudáfrica, con 793.567 toneladas en 2021, un 1,4 % más que en 2020 y un 26,1 % más respecto a la media de las últimas cinco campañas (2016/20).

El segundo puesto lo ocupa Egipto, con 339.821 toneladas en 2021 (+19,2 % y +43,1 %, respectivamente), seguido de Turquía, que colocó en la UE 229.102 toneladas (-11,0 % y -7,8 %); Marruecos, con 175.719 toneladas (-1,9 % y -9,4 %); Argentina, con 140.279 toneladas (0,0 % y -26,6 %) e Israel, con 75.414 toneladas (-12,0 % y -9,3 %).

TE PODRÍA INTERESAR

Últimas noticias

Newsletter fruittoday

Cada miércoles en tu email las noticias más destacadas de la semana hortofrutícola