Radiografía productiva y retos

naranjo recurso cítricos naranja

España, país líder de la producción citrícola europea en fresco, presenta una cosecha en 2021-22 ligeramente inferior a su media de los últimos cinco años

En concreto, la cosecha española pondrá en el mercado 6.700 millones de toneladas de cítricos. Esta cifra es 340.000 toneladas inferior a la de la campaña anterior.

El 83,5% de la producción está compuesta por naranjas y cítricos pequeños (mandarinas y clementinas). Esta última categoría pierde casi un 35% de representatividad respecto a la media. Sin embargo, el resto sube: naranjas, (1%), limones (1,6%) y pomelo, con el mayor incremento, un 13%.

La naranja mantiene casi una producción igual a la del año anterior, con un ligero incremento de un 0,4%, lo que significa unas 15.000 toneladas más, aunque representen unas 40.000 menos que la media de los últimos años.

Mandarinas y clementinas (pequeños cítricos) son los que reducen su producción en mayor cantidad, casi un 10% respecto a la campaña anterior y que en cifras significan unas 230.000 toneladas menos. Esta categoría supone el 31 % del total citrícola.

Tras una campaña récord en producción, la cosecha de limón desciende en un 11%, y habrá unas130.000 toneladas menos para los mercados.

El pomelo se mantiene al alza, con un 3% más de volumen productivo, llegando a las 84.000 toneladas, cifra que supone casi un 11% más que la media de los últimos años.

Estos son los aforos presentados por el MAPA, en colaboración con las CC.AA., un sistema establecido en 2019 y que pretende una homogenización de todas las producciones. Este artículo está escrito antes de la DANA, que en la semana 38, asola buena parte de las zonas productivas y a expensas que se cuantifiquen los daños de pedrisco de esa misma semana en la Comunidad Valenciana.

Se estrechan los márgenes de crecimiento 

Aunque España sigue manteniendo el primer puesto como líder de las exportaciones en el mundo, la coyuntura económica global ha sufrido muchos cambios que han hecho emerger a nuevos competidores de la citricultura española. Mientras España crece tan solo un 11%, Egipto lo incrementa en un 663%, Turquía un 141% y Sudáfrica un 67%, entre los años 2001 y 2019.

La primera posición en naranjas le fue arrebatada a España por, Egipto en 2019, que ha igualado e incluso superado el potencial ibérico.

En mandarinas la posición española está muy por encima del resto de países y todavía faltan algunos años para que algún productor la iguale.

En limones y limas, el mercado español comparte liderazgo con México, aunque el país mariachi esté fundamentalmente enfocado limas. En pomelos, tanto Sudáfrica, como Turquía y China, se mueven en cifras similares. Sin embargo, es el cítrico que más crece, todo y que, hay que señalar que se parte de cifras muy bajas.

El mercado europeo

Las ventas españolas dentro de la U.E. son totalmente dominantes, y más en particular durante los ocho meses centrales de la campaña, de octubre a mayo. En junio, julio y octubre, las exportaciones españolas coinciden con las llegadas de producto del hemisferio sur. Y algunas de éstas tienen un cierto componente de reexportación ya que son cítricos que han llegado a España procedentes de Sudáfrica.

Un dato poco conocido es el hecho que España compra producto a Marruecos durante los meses de agosto y septiembre, cifra que en 20019 llegó a las casi 70.000 toneladas, según datos de Datacomex.

Retos y cambios

En este panorama comercial hay que señalar que se han producido tres importantes cambios: una mayor concentración, una entrada importante de los propios comercializadores en la producción y la incorporación de los fondos de inversión.

Cuando España entra en el Mercado Común Europeo, la media de volumen por comercializador era de 5.000 toneladas y en la actualidad supera las 20.000, pero por el contrario han desparecido más de 500 comercializadores, tanto privados como cooperativas. Esta es una de las claves de supervivencia: el crecimiento.

De otra parte, los comercializadores se han hecho con buena parte de las fincas, es decir han realizado una integración vertical. Y efectivamente, los que han llevado a cabo esta integración, siguen creciendo.

Un factor, que nadie esperaba hace una década, ha sido la llegada de los fondos de inversión. Desde el 2013, en el que el fondo Miura entró en Martinnavarro, otros seis fondos han entrado en once empresas del sector, que se encuentran entre las primeras 25 del sector.

En este sentido y en el puro terreno comercial, el futuro del sector está meridianamente claro que pasa por consolidar estructuras comerciales potentes que se relacionen de tú a tú con la distribución moderna e integrar verticalmente la producción y comercialización. En otro ámbito, como el productivo, los retos son de otra índole y serán analizados en nuestro Especial Cítricos. Por supuesto, el sector debería contar ya con una Interprofesional eficaz, encargada de promocionar los cítricos a lo largo y ancho del mundo, entre otros papeles. “La cosa, en este sentido, se demora demasiado, con idas y venidas, que no llegan a buen puerto, pero que quedan muy bien plasmadas en las fotos de la prensa especializada o generalista,” comenta un comercializador, que no desea que aparezca su identidad.

TE PODRÍA INTERESAR
  • ANECOOP: ‘El agua es vida’

  • Últimas noticias

    Newsletter fruittoday

    Cada miércoles en tu email las noticias más destacadas de la semana hortofrutícola